El Norte de Castilla

baloncesto

El Ponce busca impulso en Galicia

Alyesha Lovett.
Alyesha Lovett. / R. Otazo
  • Las pupilas de David Barrio visitan al AD Cortegada con la urgente necesidad de ganar

El Ponce Valladolid visita este sábado (19:30 horas) una vez más Galicia, esta vez Vilagarcía de Arousa, para medirse al AD Cortegada. El cuadro pucelano busca esa victoria que corte la mala racha de resultados y de un impulso a un equipo que se está reforzando para tratar de abandonar los puestos traseros de la clasificación. El nuevo fichaje, Amra Elezovic, podría debutar.

La situación del Ponce Valladolid en la clasificación no es sencilla. Decimosegundo, con dos victorias, y lo que es peor, cinco derrotas acumuladas de forma consecutiva. Sin embargo, es una situación que se podía preveer dada la juventud e inexperiencia del equipo en Liga Femenina 2. Pero Ponce Valladolid no es equipo que vaya a rendirse, y esta semana busca en Galicia la victoria que sirva para dejar atrás esta dinámica de derrotas, además de para hacer ganar en confianza y algunos puestos en la tabla. Un triunfo que sirva para dejar de ver la clasificación desde abajo y poder seguir trabajando y creciendo desde la victoria.

El rival, la AD Cortegada, llega a este encuentro después de perder en Barcelona ante Lima Horta por tan solo tres puntos, aunque esta fue solo su segunda derrota de la temporada, para cinco victorias más y una cómoda quinta plaza, además de un encuentro aplazado para el mes de diciembre. Las gallegas no han perdido en casa, donde han vencido sus tres partidos disputados, lo que habla de su solidez en su propio pabellón y de la dificultad añadida que tendrá Ponce Valladolid para poder llevarse el triunfo.

Para ayudar a que no sea tan complicado, en la convocatoria de Ponce Valladolid estará Selbe Toure; la jugadora juvenil ya de vuelta en Valladolid para continuar sus estudios académicos y trayectoria baloncestística. También podría disputar sus primeros minutos con su nueva camiseta el reciente fichaje Amra Elezovic. La jugadora serbia, que ha recalado en Ponce Valladolid para apuntalar el perímetro exterior, está pendiente del papeleo para poder saltar a la cancha. Habrá que esperar hasta última hora para saber si puede jugar con su nuevo equipo. Por último, las bajas con las que cuenta David Barrio son Sofía Román, que se está recuperando de unas molestias en el tobillo; y Sara Manso, por motivos académicos. 

Otra de las que estará es Alejandra de la Fuente. La pívot vallisoletana está completando una magnífica temporada, y esta pasada jornada volvió a entrar en el mejor quinteto de la LF2 gracias a sus 9 puntos y 13 rebotes. La referencia en la pintura del Ponce Valladolid tiene muy claro que el equipo va a ir a más gracias a todos los condicionantes que se están sumando: «No se nos puede olvidar que es un equipo sin experiencia en esta liga y muy joven, por lo que sabíamos que eso conllevaría un tiempo de adaptación. Estamos compitiendo todos los partidos, creo que este equipo va a ir de menos a más. Además en esta semana se han ido incorporando jugadoras que nos van a permitir mejorar la rotación y llegar más frescas al final del partido, además de entrenar con un grado más de intensidad y competitividad. Creo que todo esto se verá reflejado en los partidos».

El Ponce Valladolid está trabajando bien en las últimas semanas, disputando los encuentros hasta el final, pero las victorias se están escapando de las manos en los instantes finales, y eso es algo que a cualquier equipo le duele. Por ello mismo, el técnico David Barrio ha dejado claro en la previa de este encuentro que la victoria empieza a ser necesaria para poder trabajar y mejorar, aunque el rival de esta semana no sea el mejor para lograrla: «El equipo está trabajando bien, ya que seguimos compitiendo en todos los partidos y las chicas son conscientes de la dificultad de la mayoría de los rivales, pero está claro que necesitamos una victoria cuanto antes que revierta esta racha de resultados y nos permita afrontar el resto de la temporada con otra perspectiva. Desde luego que la visita a Villagarcía de Arosa no es la más propicia para lograr el triunfo, al enfrentarnos a uno de los equipos de la zona alta de la clasificación, y que está invicto en su casa, pero saldremos a por todas para tratar de dar la sorpresa».

Pero no todo es negativo, todo tiene su lado positivo. Y como bien explica David Barrio, para perder el encuentro en los instantes finales, hay que llegar vivo durante tres largos cuartos, algo que el Ponce Valladolid está consiguiendo en todos sus encuentros: «Seguimos con nuestro proceso de adaptación a la categoría y está claro que la racha de derrotas no ayuda a nivel de sensaciones en finales de partido, pero creo que el mayor problema es que para estar en partido en los últimos minutos contra equipos con mayor potencial económico estamos realizando un sobreesfuerzo que nos hace no llegar lo frescas que nos gustaría y que el agotamiento nos pase factura en esos instantes. La experiencia que vamos acumulando en cada partido, así como el poder ampliar la rotación de jugadoras a utilizar, a buen seguro que nos ayudará a mejorar en estas situaciones».