El Norte de Castilla

baloncesto

Un partido vital para el Ponce Valladolid

  • Las pupilas de David Barrio reciben al Celta Zorna en el Lalo García

El Ponce Valladolid afronta este domingo (17:00 horas) una nueva jornada de Liga Femenina 2, la octava, con ilusiones renovadas y con un único objetivo: la victoria. Después de dos salidas consecutivas a Barcelona, saldadas ambas con derrotas certificadas en el último cuarto, toca regresar a casa. El rival será el Celta Zorka, conjunto que se sitúa en la clasificación con los mismos números que el equipo vallisoletano, pues ha cosechad dos victorias por cinco derrotas, dos de ellas de forma consecutiva.

Es por ello que, a pesar de tratarse de uno de los equipos llamados a pelear por cotas más altas, en estos momentos se convierte en un rival directo en la pelea por la permanencia que Ponce disputa desde el primer encuentro. Como dato significativo, Celta no ha conseguido ganar ninguno de sus tres partidos como visitante, algo de lo que Ponce debe aprovecharse.

Lo única nota negativa de la semana, en la previa de este compromiso, es la baja por lesión de la jugadora junior Sofía Román, debido a un esguince en el tobillo. El resto de la plantilla no ha tenido problemas para entrenar con normalidad estos últimos días y, salvo novedad de última hora, estará disponible para el choque del domingo.

Un encuentro en el que estará, en palabras del entrenador David Barrio, una de las jugadoras más determinantes de toda la LF2: «Tienen a una de las mejores jugadoras de la categoría como es Ylenia Manzanares y a tres extranjeras de buen nivel, conformando una plantilla que debe luchar por estar en Fase de Ascenso. Pero ahora mismo no atraviesan una buena racha de resultados y debemos aprovechar la oportunidad de competir en nuestra casa a un rival como Celta y luchar por la victoria. El calendario no es propicio en esta primera vuelta, pero de nada sirve llorar, así que nuestro objetivo es competir cada partido y sacar adelante el mayor número de partidos posibles».

Otra de las protagonistas para el técnico del Ponce es una joven promesa que él mismo conoce a la perfección y a la que habrá que seguir de cerca: «Me gustaría destacar la presencia en el equipo rival de Raquel Carrera, jugadora aún en edad cadete (nacida en 2001), a la que tuve la suerte de entrenar en la U14F en 2015, y que es uno de los proyectos de jugadoras más interesantes que hay en España, un nombre que recordar de cara al futuro».

Pero juventud es lo que no falta tampoco en Ponce. Nerea Martínez, jugadora en edad júnior, está tomando las riendas del equipo debido a la baja hace unas semanas de la base del equipo vallisoletano. Para ella, toda una oportunidad de brillar y ganar peso en el equipo: «Creo que puede ser una buena oportunidad, lo importante es aportar cada vez un poco más al equipo. Poco a poco me iré adaptando mejor a la categoría y espero ir evolucionando a lo largo de la temporada. Ahora tenemos que seguir trabajando y aprovechar los partidos que jugamos en casa para conseguir victorias. El encuentro contra el Celta es muy importante, están con las mismas victorias que nosotras. Ganar ahora sería importantísimo».

A día de hoy, el Ponce ha logrado dos victorias, pero ha competido en todos los partidos, perdiendo muchos de ellos en el último cuarto. David Barrio, consciente de la situación, y de la ausencia de una jugadora más en rotación, ha subrayado que es vital que todo el equipo de un paso adelante para combatir las carencias y lucir las virtudes: «Todas las jugadoras saben que deben dar un pequeño paso adelante para suplir las carencias que tenemos en la rotación. Es la situación que tenemos actualmente y con ella debemos trabajar para seguir progresando e ir creciendo en la categoría. A día de hoy tenemos las jugadoras que tenemos y con ellas vamos a ir a muerte».

Y es que, como bien dice el técnico azulón, de nada sirve lamentarse. Por ello mismo, este domingo una nueva oportunidad de disfrutar, de competir y de, por qué no, conseguir la tercera victoria del curso y recuperar la senda del triunfo.