El Norte de Castilla

LIGA FEMENINA

Oscura borrasca antes del parón

Elonu lanza a canasta ante la oposición de Forsters, del Al-Qázeres.
Elonu lanza a canasta ante la oposición de Forsters, del Al-Qázeres. / RUBÉN RAMOS
  • Avenida, en el peor partido de lo que va de temporada, vence sufriendo al CB Al-Qázeres

Pocos partidos tan malos se han visto en el pabellón de Würzburg en los últimos años.... El equipo revelación de la Liga Femenina, el CB Al-Qázeres, casi le da ayer un disgusto al campeón de Liga. Se quedó en un susto… y por muy poco. Pero el equipo salmantino hizo méritos de sobra como para encajar su segunda derrota liguera ante el CB Al-Qázeres. Quizá la inseguridad de la primera derrota de la Euroliga del pasado miércoles, quizá la nueva ausencia de la capitana Silvia Domínguez por lesión o el próximo parón de competiciones tanto en Europa como en España por las selecciones nacionales –o todo junto- pero al CB Avenida le va a venir bien el descanso activo de las próximas semanas.

El equipo charro se impuso por 52-49 al CB Al-Qazeres y suma así su octava victoria liguera que, a expensas de lo que haga hoy el líder Girona en Logroño, le mantiene segundo en la tabla. El equipo charro hizo casi todo mal... pero ganó y, tirando de tópico, con eso es con lo que hay que quedarse. Estuvo muy mal en el tiro (38% en lanzamientos de ‘2’ y un 11% en triples con 2 de 17), perdió de nuevo la batalla del rebote y concedió 15 capturas ofensivas al rival)... al menos controló las pérdidas. En el apartado individual, solo la ‘invisible’ Elonu (20 de valoración con 12 puntos y 8 rebotes) superó el test cacereño y eso que está tocada en un hombro.

Con la baja de Silvia, Ortega partió ayer con Erica en el base y la novedad de Laura Quevedo en el cinco inicial junto a las tradicionales Gil, Givens y Milovanovic. Había que intentar cuidar a Elonu. Con la gigante Dacic por dentro y cuatro jugadoras muy polivalentes por fuera que iban a pelear siempre el rebote ofensivo, el CB Al-Qázeres trató de hacerle incómodo el partido a un Avenida que llegaba de perder por un punto en la Euroliga. Pero sus flojísimos números en el tiro le condenaron a partir del minuto 5. Aguantó bien el primer tirón de las de Ortega. Así, del 8-2 tras dos acciones de tres puntos locales, las de Carvajal respondieron con un 8-6. Pero a partir de ahí casi cada ataque visitante terminaba en manos de las azulonas. Si primero fue Milovanovic la que lanzó al CB Avenida en el electrónico (17-8) y el técnico visitante, las rotaciones hicieron el resto en el tramo final del cuarto con Krivacevic y Elonu dominando el interior para dejar ya un elocuente 24-10 tras los primeros diez minutos. El equipo de Ortega movía muy bien el balón y ni el cambio a defensa zonal del CB Al-Qazeres pudo impedir el aluvión.

Nada hacía presuponer la que se le ‘venía’ encima al espectador de Würzburg ayer. Un auténtico encuentro de despropósitos en el más amplio sentido de la palabra. El técnico catalán arrancó el segundo periodo con Salvadores –ya había tenido unos minutos finalizando el primer periodo- y Wheeler a los mandos, una posición en la que la americana se encuentra más cómoda. Avenida perdió la frescura en el movimiento del balón y los ataques se dilataron por el mérito del rival más que por el buen hacer local. Así, tras cinco minutos, Avenida solo había anotado cuatro puntos. No andaban mucho mejor las cacereñas (28-16).

Ortega apostó entonces por Givens al ‘1’ para ver si mejoraban las prestaciones ofensivas de un equipo que se había parado en este segundo cuarto pero tampoco fue capaz de cambiar la dinámica. Más que nada, porque las cinco jugadoras rodeaban la línea de 6,75. Ninguna pisaba por la zona y así eran más fácilmente defendibles. Lo mejor que le pudo pasar a las locales es que llegara el descanso. Lo hizo con 30-26 porque si la primera parte dura dos más, lo hubiera hecho con las cacereñas por delante. En 6 puntos, sí en 6, se quedó Avenida en este segundo cuarto. Un equipo que volvía a tener un agujero en lo rebotes. Nada menos que 9 había concedido en defensa. Davic, con 10 puntos y 8 capturas, era la jugadora hasta entonces del encuentro.

No cambiaron las tornas en la reanudación y tras cuatro minutos el resultado parcial era de 2-2 entre dos equipos agresivos en defensa pero con errores garrafales en el tiro, algunos forzados pero también muchos liberados. El cuarto en sí fue un cúmulo de despropósitos. Las visitantes estuvieron casi nueve minutos hasta que Dacic anotó la segunda canasta y única de todo un cuarto que acabó con 37-30 (7-4). Avenida llevaba 13 puntos en dos cuartos… un claro ejemplo del pésimo encuentro de ayer.

Con 0-6 comenzó el último periodo y Ortega pidiendo tiempo muerto a falta de 7.42 porque el partido se le escapaba tras seis puntos seguidos de Forster -qué gran encuentro el suyo-. Las jugadoras del equipo salmantino hacían la guerra por su cuenta ante la zona de Carvajal y en el barullo del partido, la más inspirada estaba siendo la americana del CB Al-Qazeres.

Triple final para empatar

A tres minutos para el final la tensión se mantenía con 45-41 para las locales. Pero la mayor experiencia y calidad de las salmantinas en jugar finales apretados ante un CB Al-Qazeres en el que solo Dacic y Forster hacían daño, le dio una pequeña renta que fue suficiente porque a falta de 2 segundos, Pamela Rosanio falló un triple que hubiera llegado el partido a la prórroga (52-49).

Ahora a descansar y recuperar jugadoras tocadas:la Liga Femenina no vuelve hasta el 27 de noviembre con un gran Girona-Avenida y la Euroliga lo hace el 30 de noviembre con un Avenida-CCC Polkowice.