El Norte de Castilla

EUROLIGA FEMENINA

Una locura de derrota en Francia

LauraGil cae al suelo presionada por dos rivales del ESBVA-LM.
LauraGil cae al suelo presionada por dos rivales del ESBVA-LM. / FIBA EUROPE
  • Avenida cae ante el ESBVA-LM tras iniciar el partido con un 21-0 en contra y llegar a ponerse por delante en el último cuarto

¿Es posible ganar un partido en la Euroliga después de empezarlo con un 21-0 de parcial en contra, sin tu base titular de baja por lesión, y con un mal encuentro de tu estrella Milovanovic? Pues sí que lo es. Avenida lo tuvo en la mano en Francia pero acabó encajando su primera derrota en la presente edición de la Euroliga al caer contra el ESBVA-LM por 69-68 en un encuentro en el que las de Miguel Ángel Ortega estuvieron irreconocibles durante gran parte del choque. Y aún así, pudieron ganarlo.

Después de empezar con 21-0, de acercarse a solo 6 puntos ya antes del descanso (27-21) y de volver a dejar marcharse a las galas en el tercero cuarto (50-32), las perfumeras hicieron un gran esfuerzo lideradas por Elonu para colocarse 55-56 por delante a falta de 7.38 para el final del encuentro. De ahí al final cualquiera pudo ganar, pero algunas pérdidas de balón claves acabaron dejando la victoria en Francia. Un triunfo que, tras el 2-0 con el que había arrancado Avenida la Euroliga, habría disparado las opciones de las salmantinas en la máxima competición continental en la que el técnico quiere llegar a cuartos de final y con ventaja de campo -es decir, ser segundo-. Sin embargo, la derrota de ayer puede ser muy cara. El equipo galo es uno de los más débiles del grupo y Avenida ‘contaba’ con esta victoria fuera de casa, una pista donde a buen seguro también ganarán sus rivales directos por entrar en los play-off.

La derrota de ayer se puede explicar, tirando de estadísticas, por sus malos números en triples (2 de 13) y en los libres (12 de 19) o sus enormes pérdidas de balón (26), sin olvidar el mal día de jugadoras como Milovanovic (4 de 14 en tiros de campo) o Marginean, sin anotar. Demasiados aspectos en contra. En la parte positiva, el paso adelante de Krivacevic aunque el Avenida sigue necesitando una ‘5’ si quiere llegar lejos en Europa.

Y la peor noticia es que la lesión de Silvia Domínguez en su pie no tiene buena pinta. Ayer vio el partido con chandal en el banquillo y con una patente cojera. La baja se prevé larga.

Un Avenida irreconocible. No había por donde cogerlo. El equipo salmantino tiró gran parte de sus opciones en el partido en apenas 7 minutos encajando un parcial de 21-0. Sí , sí, de 21-0. Todo salía mal, ni defensa, ni ataque, todo eran pérdidas, malos pases, nefasta selección de tiro...

Apenas un minuto y cuarenta segundos tardó en parar el partido Miguel Ángel Ortega por el frío inicio de las suyas (5-0). Pérdidas de balón, precipitaciones, pasos... La caraja era monumental. Avenida no era ni su sombra ante un rival muy físico que además estaba acertado en el tiro.

Siete minutos sin anotar

Las salmantinas no lograron encestar, y fue desde la línea de tiros libres, hasta que Milovanovic metió sus dos tiros a falta de 3.09 para el final del cuarto. Ver para creer. Ahí empezó a despertar el equipo de Ortega, un técnico que había hecho todo tipo de cambios para levantar al equipo como hasta meter a Salvadores -que debutó en los últimos minutos del partido ante el Hatay con todo decidido-. La sacó enseguida del partido porque tampoco estaba acertada.

En estos tres minutos finales, Avenida se rehizo del desastre para lograr un parcial de 4-11 que minimizó el horrible cuarto (25-11), un cuarto en el que acabó con nada menos que 10 pérdidas y solo un 3 de 10 en tiros de ‘2’ o 0 de 5 en triples. En rebotes llevaba más ofensivos (4), que defensivos (3).

Esa inercia positiva final continuó en el segundo periodo y Avenida, mucho más entonado especialmente en defensa forzando pérdidas del rival, logró un 2-10 de parcial que llegó a colocarle a solo 6 puntos del ESBVA-LM (27-21). El tiro exterior, con dos triples de Ayayi (15 puntos al descanso), sacó del primer apuro a las francesas porque además el equipo salmantino no paraba de marrar tiros libres (8 de 13 al descanso) que le impedían acercarse aún más a su rival. Wheeler, perdida y desacertada hasta entonces, y Milovanovic se pusieron de acuerdo para mantener al equipo en el partido y así al descanso se llegó con 38-28. Para lo que había pasado en el primer cuarto no estaba nada mal para un equipo que apenas llegaba al 40% en tiros de ‘2’ y que llevaba 0 de 7 en triples y nada menos que 15 pérdidas.

Pero todo el esfuerzo que hizo Avenida en este final de primera parte se vino abajo de nuevo por otro desastroso inicio de cuarto, esta vez en el tercero. Cuatro puntos en casi cinco minutos, las nuevas pérdidas y la poca fortaleza bajo los aros fue aprovechada por el ESBVA-LM para irse a los +18 (50-32). Total, que otra vez a nadar contracorriente en el partido.

Y lo hizo, vaya si lo hizo Avenida de la mano de una omnipresente Elonu para liderar un 0-12 de parcial que colocó a las de Ortega a solo cuatro puntos (50-46)a menos dos de minutos para el final del cuarto al que se llegó con 55-49. Todo por decidir.

Por delante en el marcador

Después de ir perdiendo por 21 puntos, Avenida con muy buenos minutos de una valiente Krivacevic, llegó incluso a ponerse por delante en el partido con 55-56 a falta 7.08 para la conclusión. Al ESBVA-LM le temblaba todo. Y cuando parecía estar ya todo casi hecho, de nuevo las pérdidas hicieron acto de aparición. Avenida paró el primer golpe (65-61)con cuatro puntos de Krivacevic y malgastó después dos posesiones con sendas perdidas y hasta un tiro libre de Milovanovic.

A 17 segundos para el final, la alero Iagupova sentenciaba desde el tiro libre (69-66) aunque una canasta final de Givens dejó el duelo en el 69-68 con el que terminó una locura de partido que, a poco acertado que hubiera estado el Perfumerías Avenida, se habría llevado de calle ante uno de los peores rivales del grupo B de la Euroliga. Pero ya se sabe, en Europa no se puede regalar nada y el equipo de Ortega fue ayer un auténtico Rey Mago.