El Norte de Castilla

LIGA FEMENINA

Del pincel a la brocha

Silvia Domínguez le pelea un balón a Gaby Ocete.
Silvia Domínguez le pelea un balón a Gaby Ocete. / MANUEL LAYA
  • Tras vencer al campeón de Europa, Perfumerías Avenida regresa a la Liga para recibir en el Würzburg al Uni Ferrol

Cuenta Manuel Jabois en uno de sus artículos de opinión que cuando el Real Madrid ganó la undécima Copa de Europa, uno de los directivos del club blanco expresó en San Siro: «A ver quién les convence ahora para correr en septiembre». Salvando las distancias, es lo que ahora le toca a Perfumerías Avenida.

Después de tocar la gloria venciendo a Ekaterimburgo, las charras tienen que volver a lo cotidiano. Al día a día. Lo que le cueste a Avenida volver a la normalidad después de creerse capaz de todo será la principal arma del Uni Ferrol. Y es que después de un partido donde las perfumeras sacaron el mejor de los pinceles para realizar una verdadera obra de arte, hoy toca coger el bote de pintura y la brocha gorda. De pintar algo así como Las Meninas, a dar gotelé a una pared blanca.

En cierta manera ese el sino de Avenida. Apuntarse a disfrutar los miércoles por la noche. Haciendo pequeños a verdaderos gigantes. Llegando donde le den las piernas. Y donde le deje el rival. Creer que puedes con todo. Al menos hasta que la realidad se impone. Para después los fines de semana ser el principal favorito en una Liga donde todos te quieren mojar la oreja. Y donde la casta tiene que suplir la falta de glamur de los rivales. Porque a lo mejor Uni Ferrol no es tan ‘mainstream’ como Ekaterimburgo. Pero si les das la mano, te cogen el brazo y te estrangulan con el.

Conociendo quien está en el banquillo, no habrá transición entre un estado y otro. Ortega propondrá una ruptura total. De hecho, lo raro sería que el técnico catalán no estuviera pensando ya en las gallegas el segundo después de vencer a las rusas. Es poco amigo el técnico de Avenida de la autocomplacencia. Lo del miércoles estuvo muy bien. Pero ya es pasado. Ahora toca Uni Ferrol, un conjunto al que para ganarle no hay más receta que la propuesta estrella de este año. Intensidad y defensa. Esos son los dos mandamientos principales en los que se resumen los otros diez. Luego ya si eso, que la calidad haga el resto.

Tampoco debería haber duda con las jugadoras. Lo de Gernika tuvo que ser un accidente y lo de hoy la oportunidad de probarlo. Porque volvemos a lo de siempre. Las posibilidades de que Uni Ferrol se lleve algo positivo, deberían ser las que les de Avenida. Las gallegas parten séptimas en la tabla y saben que de alguna forma pelear en Wurzburg ya es un premio.

Eso sería un enfoque racional del encuentro. Sin embargo, el baloncesto a menudo, y por suerte, se escapa de toda comprensión. El rival tiene un silogismo a su favor. Nadie esperaba que Avenida ganara a Ekaterimburgo. Avenida ganó a Ekaterimburgo. Nadie espera que Uni Ferrol gane a Avenida ergo.... En definitiva, pronto sabremos si este razonamiento se apoya en fundamentos lógicos o son premisas inconsistentes. Lo que parece claro es que no queda otra que olvidarse del pasado. Dejar el pincel para otro día y sacar la brocha.