El Norte de Castilla

El Quesos Cerrato Palencia, a la final de la Copa Castilla y León

fotogalería

Graham-Bell intenta arrebatar el balón a Maldunas durante el partido. / Antonio Quintero

  • Los de Sergio García ganan al Comercial Ulsa de Valladolid y se medirán ahora al San Pablo Inmobiliaria

A la afición ya casi se le había olvidado a qué huele el Marta Domínguez, pero ayer los palentinos pudieron recordar el aroma que desprende el Quesos Cerrato: ese fuerte olor a victoria, todo un perfume que no se respiraba en el pabellón desde aquel mágico partido del 8 de abril en el que el equipo de Sergio García levantó la copa de la Liga LEB Oro.

El baloncesto regresó ayer a Palencia y enfrente de los palentinos estuvieron los vallisoletanos del Comercial Ulsa. La eterna rivalidad entre pucelanos y palentinos auguraba un partido de pelea, de brega entre dos equipos que se tenían ganas, pero ese pique parece formar parte del pasado y ahora las diferencias entre los dos equipos convirtieron el choque en un choque sin demasiada chispa en el que los de Paco García poco pudieron hacer ante la superioridad de los morados, que ayer vistieron de blanco.

Los de Sergio García no las tenían todas consigo, y es que el Comercial Ulsa había ganado sus tres amistosos anteriores e incluso llegó a superar al Araberri, recién ascendido a LEB Oro. No obstante, la calidad de jugadores como Lamont Barnes y Urko Otegui se acabó imponiendo sobre la pintura y el primer cuarto ya vaticinaba un partido fácil para los locales. Los primeros diez minutos acabaron con un resultado de 24 11 y las fosas nasales de los palentinos rememoraban aquellos momentos mágicos en los que un equipo de patio de colegio llamaba a las puertas de la ACB. El infranqueable portón de la Liga Endesa está cerrado a cal y canto, pero el del espectáculo se abre de par en par cada vez que ve pasar a los jugadores morados, que ayer solo se mostraron intimidados por Sergio de la Fuente, que acabó el primer tiempo con 11 puntos. El resultado reflejaba un 41-32 cuando los jugadores se marchaban al vestuario y parecía que al Quesos Cerrato le iba a costar más de lo esperado superar a los de Paco García.

Los vallisoletanos se aferraron a Sergio de la Fuente en el tercer cuarto, aunque le pitaron la cuarta personal y eso podía mermar mucho de su potencial, pero no fue así. Un sensacional Graham-Bell se encargó de liderar al Comercial Ulsa en esos momentos y los de Paco García se pusieron a cinco puntos. Al Quesos Cerrato le tocaba jugársela para que el último cuarto no fuese un toma y daca y ahí apareció Josep Pérez, para meter un triple sobre la bocina y arrancar los últimos diez minutos con un 63-55 en el electrónico.

La afición palentina pudo tomar contacto con los recién llegados y tanto Zamora –al que ya se conocía más que de sobra– como Josep Pérez y Maldunas dejaron una excelente sensación en un partido en el que el Comercial Ulsa fue un digno rival. Hoy a las 19:30 espera el Inmobiliaria San Pablo a los palentinos en la final; y el Carrrefour el Boulevar Ávila, al Comercial Ulsa, a las 17:00 horas. El Marta Domínguez hoy también olerá a baloncesto y vuelve para quedarse.