Juego de Tronos 7x01. El secreto de Rocadragón

La serie enfila hacia la guerra definitiva mientras Cersei busca aliados ante la inminente llegada de Daenerys con sus dragones, Inmaculados y hordas dothrakis

M. E. GARCÍAValladolid

Si algo nos han enseñado los primeros capítulos de Juego de Tronos es que son capaces de situar como nadie al espectador ante las nuevas circunstancias. Esta norma se rompió la temporada pasada con un primer capítulo repleto de acción que culminaba con la revelación del más íntimo secreto de Melisandre. En el inicio de la séptima temporada han vuelto a apostar por colocar todas las piezas en el tablero.

  • 1

Las Tierras de los Ríos

El prólogo es todo potencia. Walder Frey reúne a sus hijos en un gran festín para darles las gracias por los servicios prestados en la Boda Roja. Todo va como la seda. Hasta ha pedido vino de El Rejo y no dorniense para la celebración. Sin embargo, a medida que avanza el discurso del viejo es fácil darse cuenta de que algo no es lo que parece. Las sospechas se confirman cuando ese Walder Frey pronuncia estas últimas palabras antes de que todos sus hijos caigan envenenados: «Deja libre a un lobo y ninguna oveja estará a salvo».

Arya se quita la cara y deja viva a la mujer de Lord Frey para que cuando le pregunten qué ha pasado tan solo responda: «El Norte no olvida. El invierno ha llegado a la casa Frey».

La pequeña de los Stark continúa con su viaje hacia Desembarco del Rey para cumplir con su cometido. Por el camino se encuentra con unos soldados Lannister, le invitan a cenar y hasta a beber, le da tiempo a empatizar y cúando le preguntan para qué va una chica sola a Desembarco se limita a responder la verdad. Algo que a los soldados les hace mucha gracia.

Atención aquí al cameo de El Sheeran.

  • 2

Más allá del muro

Bran vigila los movimientos del Rey de la Noche gracias a su poder. Meera y él se encuentran ya a las puertas del Castillo Negro donde son recibidos por Ed 'El Penas' reconvertido en Lord Comandante. Aunque al principio no se cree que son quiénes dicen ser un par de datos aportados por Bran sobre su persona hacen que el nuevo Lord Comandante los reciba en la fortaleza. De ahí se supone que seguirá hacia el sur, a Invernalia, junto a sus otros dos hermanos. Allí deberá gestionar la culpa por Hodor y seguir con su misión.

  • 3

Invernalia

En la casa de los Stark de momento, las cosas no van mal. Jon quiere que El Norte se prepare para la guerra, que se repare el Muro y se encuentren todos los yacimientos posibles de vidragón (único material que mata a los caminantes blancos). Ante la enorme amenaza Jon quiere a todos sus vasallos con él y ahí es donde se produce el primer roce son Sansa. Ella, partidaria de que los Umber y los Karstak sean despojados de sus castillos esgrime sus argumentos que no consiguen convencer a su hermano que opta porque los últimos herederos de esas casas vuelvan a jurar lealtad. Un niño y una chica se arrodillan ante él. Al fin y al cabo, ellos son los herederos de las primeras fortalezas que se encontrarán los caminantes si atraviesan El Muro.

Lyanna Mormont tiene su momento, por supuesto. La señora de la Isla del Oso quiere, al igual que Jon, que se entrene a todos: hombres y mujeres de los 10 a los 60 años ante las débiles reticencias de algún señor menor a que luchen las mujeres.

Después del consejo Jon y Sansa charlan sobre lo que ha ocurrido. Jon considera que su hermana le resta autoridad cuestionándole pero la simple mención de Joffrey hace que cambie de idea. Sansa se ha convertido en una estratega dispuesta a todo por defender a su casa. Considera a su hermano un buen gobernante pero, le advierte, no debe ser «tonto» como lo fueron su padre y su hermano mayor.

Reciben un cuervo de Desembarco del Rey de parte de la reina para que acuda allí a jurarle lealtad, algo a lo que no está muy dispuesto. Pero Sansa le advierte de la peligrosidad de Cersei. «Parece que la admiras», le dice a Sansa. «Aprendí mucho de ella», responde. Es más, todas aprendemos de Cersei, todas deberíamos aprender mucho de ella.

Una escena efímera con Brienne entrenando a Pod mientras el salvaje le sigue echando piropos y poniendo ojitos para pasar al intento de diálogo entre Meñique y Sansa. La chica ha aprendido mucho, tiene calado a Petyr y sabe de sobra lo que pretende. No hace falta que Brienne le advierta. El problema es que, por el momento, Baelish es el señor de Nido de Águilas y el verdadero vencedor de la Batalla de los Bastardos. No puede echarle sin más.

  • 4

Desembarco del Rey

La tensión se respira entre Jaime y Cersei. Jaime le recuerda a Tommen, cómo se suicidó. Cersei le echa en cara que liberara a Tyrion para que acabara de Mano de la Reina Dragón. La reina ha pasado página con respecto a todos sus muertos: sus hijos, su padre... está dispuesta a librar la guerra contra todos los que la han traicionado: las Serpientes de la Arena, los Tyrell, los Stark... y hasta contra Daenerys. Consciente de que su posición es complicada -ya se encarga Jaime de recordarle que no tienen aliados- se guarda un as en la manga.

El as es ni más ni menos que la flota que le ha quedado a Euron Greyjoy, sediento de venganza contra sus sobrinos por cuestionar su derecho al Trono de Piedramar. Quiere casarse con Cersei, quiere ser rey pero, conquistarla a estas alturas de la vida no va a ser tan fácil. Euron, el mayor capitán de los 14 mares, como él mismo se define, se marcha para conseguir «un regalo sin precio». La conversación sobre hermanos, familia y la referencia a que él «tiene dos manos» parece dejar claro que se tratará de Tyrion.

  • 5

Antigua

Si en nuestro mundo existe eso de 'Con la Iglesia hemos topado' se podría decir que en Los Siete Reinos se topa con los maestres, su burocracia, su ciencia. Sam vive su día a día como criado: limpia orinales, friega, sirve la comida y acarrea libros. Todo para que le dejen acceder a la parte prohibida de la biblioteca para encontrar algo que derrote a los Caminantes.

Un Archimaestre le da la clave en un entorno no demasiado acogedor. Se encuentran realizando una autopsia y Sam se da cuenta de que no podrá entrar donde quiere si no es maestre, así que roba las llaves y coge algunos libros. Es en esos libros donde descubre el mayor yacimiento de vidragón de los Siete Reinos. Y todo este tiempo nos lo habían dicho claramente: Rocagradón es una montaña de ese material. Daenerys aposenta su noble culo sobre miles de toneladas de acero valyrio.

  • 6

En algún lugar hacia El Norte

La Hermandad sin Estandartes con Berric Dondarrion, Thoros de Myr y El Perro a la cabeza marcha hacia El Norte. Un alto en una casa de campo vacía sirve para que El Perro y Dondarrion se pregunten una vez más porque el Señor de la Luz le trae de vuelta una y otra vez (está bien que refresquen la memoria a los espectadores). Y, en un salto de Fe Thoros invita a el Perro a que mire las llamas con él. Y lo ve. Ve a los muertos, una fortaleza y el mar. Ese es su cometido y no puede existir otro por qué.

  • 7

Rocadragón

El capítulo lo cierra, como no podía ser de otra manera, el desembarco de Daenerys en Rocadragón. Varios minutos sin una palabra en la que la aspirante a reina recorre el camino desde la playa a la fortaleza y el castillo con emoción contenida. No quiere darse tregua, no quiere dejarse llevar por la emoción con todo lo que le queda por delante. Se encuentra con los estandartes del corazón ardiente con el ciervo dentro de Stannis y los tira al suelo.

Hasta que llega a la sala donde Stannis preparaba sus batallas junto a Melisandre y Davos. Acaricia esa mesa tallada con la forma de los Siete Reinos. Toma posiciones: «¿Empezamos?»

Fotos

Vídeos