'Ozark', una serie «sólida y sin fuegos de artificio»

El actor y director Jason Bateman./Reuters
El actor y director Jason Bateman. / Reuters

Jason Bateman protagoniza y dirige esta gran apuesta de ficción de Netflix, que intenta saber «qué es realmente el interior de EE UU y qué es lo que les importa a sus gentes»

LEONARDO HERNANZ (EFE)Londres

Jason Bateman, actor y director de 'Ozark', una de las grandes apuestas de ficción de Netflix que se estrena este viernes, declaró en Londres que se trata de una serie "sólida" con "grandes actores" y sin "fuegos de artificio".

Protagonizada por Marty (Bateman), cuenta la historia de un financiero de Chicago con problemas matrimoniales cuyo mundo da un vuelco el día que su socio (Josh Randall) estafa al narcotraficante (Esai Morales) para el que blanqueaban dinero ilegalmente.

Con una pistola apuntándole en la cabeza y un folleto vacacional en el bolsillo, Marty ofrecerá a la desesperada a su jefe el negocio del siglo: lavar hasta 500 millones de dólares en el territorio virgen de Los Ozarks, un popular destino veraniego por sus lagos y bosques montañosos en lo más profundo de Estados Unidos.

Marty tendrá que demostrar a contrarreloj que su plan no es un farol, trasladarse a Los Ozarks con su esposa (Laura Linney), sus dos hijos y todos sus ahorros en efectivo, mientras un arrogante agente del FBI (Jason Butler Harner) sigue el reguero de dinero y cadáveres.

"Marty debe blanquear el dinero o toda su familia será asesinada, pero las cosas se tuercen cuando intenta ir de sabelotodo de la gran ciudad con los vecinos y los infravalora", explicó Bateman.

Frente los lugareños hostiles, el señor del crimen de las montañas y un tenaz agente del FBI pisándole los talones, "el reloj sigue corriendo" y "hay cosas que está obligado a hacer y multiplican el peligro: el pragmatismo y el instinto de supervivencia de proteger a su familia toman el control".

La serie se envuelve así en un sombrío mundo de cuerpos sumergidos en barriles de ácido, misas religiosas acuáticas, linces adoptados como mascotas y bailarinas de estriptis embarazadas.

Para el actor, el estreno de 'Ozark' coincide con un momento político y social especial en el país, según el cual, "la gente de las grandes ciudades está intentando entender qué es realmente el interior del país, qué es lo que les importa a sus gentes".

"Marty subestima a los habitantes de esta pequeña localidad y es un terrible error de cálculo; verle intentando sacar adelante su plan en un entorno mucho más difícil de lo que esperaba es parte del atractivo de la historia", añadió el actor.

Y es que hay algo cómico y tenso en trasplantar a una familia urbana y privilegiada al mundo de los ‘hillbillies’, un gentilicio que designa en EE UU a los habitantes de las regiones montañosas, tradicionalmente representados en los medios y las películas como atrasados y resistentes a la modernización, independientes, endogámicos, bebedores y proclives a la violencia.

Antiguo niño prodigio

Antiguo niño prodigio de Hollywood en 'La casa de la pradera' y ahora más conocido por sus papeles en 'Juno', 'Cómo acabar con tu jefe' y 'Arrested Development', Bateman se siente cómodo en el papel de "hombre común" y representando así a los espectadores en la trama.

"Interpreto a personajes que viven en el medio, entre drama y comedia, ética e inmoralidad, inteligencia e idiotez; eso me permite más flexibilidad a la hora de que la audiencia decida 'estoy con él' o 'estoy contra él', y Marty Byrde da justo en la diana", comentó.

Su personaje es "una persona normal fuera de su elemento, en una situación peligrosa" y por eso, matizó, "puedes juzgarle, dudar y hacerte preguntas, pero también puedes sentir que si estuvieras en la misma situación harías lo mismo para proteger a tu familia".

Tras dirigir dos películas, 'Juegos de palabras' y 'La familia Fang', Bateman solo pensaba en continuar su carrera de director, pero cuando le llegó el guión de 'Ozark' le "cautivó" y aceptó hacerlo "a condición de dirigir cuatro episodios" (los dos primeros y los dos últimos).

"El guión era tan bueno que haría esta serie siempre que pudiera dirigirla, ya que me rompería el corazón ser el actor y ver a otro dirigir el guión y crear la atmósfera de inquietud, espera y peligro tan increíble que ha creado el guionista", explicó.

"Había una paleta de colores y una música en mi mente, y todo lo necesario para crear un mundo y una experiencia para la audiencia, diferentes en Chicago y en Los Ozarks, en los exteriores y los interiores, cosas de las que no te ocupas cuando solo eres actor", confesó.

El actor concluyó que, si 'Ozark' triunfa, lo hará por "su calidad en vez de en sus fuegos de artificio"; ya que "no hay explosiones, no hay efectos generados por ordenador, solo una ejecución sólida con grandes actores".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos