Revólver se escapa del sótano

video

Carlos Goñi toca su guitarra. / Elvira Megías

  • Carlos Goñi publica nuevo disco, 'Capitol', en el que escapa del personaje «triste» que se había creado y se mira hacia dentro con ironía

El sótano es el lugar en el que viven los demonios. Cuenta Carlos Goñi (Madrid, 1961) que él se había acostumbrado a vivir allí porque era el lugar donde había habitado durante los últimos cuarenta años. «Cuando bajas las expectativas vitales, aprendes a vivir en ese mar pseudotriste y acabas sintiendo hasta que el agua está calentita», relata. Y sin embargo, Goñi ha decidido abrir los ojos y salir de esa habitación oscura y acabar con ese personaje que se ha creado y que no corresponde a la persona que actualmente es, a la que no le importa confesar que se ha vuelto «un pijo» porque le encanta el Rioja y el ron de Guatemala.

Carlos Goñi dice que al principio le daba vergüenza llamarse Carlos Goñi, y por eso se inventó Revólver. Ahora le da igual cómo le conozcan, lo único a lo que aspira es a «tener un control total» sobre su trabajo. Y a fe que lo ha conseguido en su nuevo álbum, que publica este viernes y en el que ha sido compositor, cantante, arreglista y productor, tras dejar a Warner y pasarse a Altafonte.

'Capitol', el nombre del nuevo trabajo de Goñi, es también el nombre de un hotel de la Gran Vía de Madrid en el que las musas han visitado al músico. Desde la ventana de la habitación 305, un esquinazo, ha mirado a la calle y ha visto la realidad, «o su reflejo». Tras su anterior disco, 'Babilonia', con una fuerte carga social, esta vez Goñi se ha mirado hacia dentro y cantar con más distancia e ironía.

Carlos Goñi, durante la entrevista.

Carlos Goñi, durante la entrevista. / Elvira Megías.

Por ejemplo, reflexiona en 'Sin Barcelona' sobre la situación en Cataluña. «No me gustaría que dejásemos de convivir dentro de un espacio real. Me gusta pensar que compartimos algo», afirma Goñi. También critica en 'Blackjack' la Valencia «convertida en un parque temático de Calatravas». «Convertir una ciudad tan antigua en un Eurodisney de Calatrava solo porque decides que hay que modernizarla... Por no hablar de los desmanes que allí ha habido». Y «sin caer en la necedad de generalizar», sí cree que los políticos y las redes sociales son sinónimos, hoy en día, de falta de veracidad. En 'Capitol' las canciones tienen un aire a Joaquín Sabina y Goñi reconoce la influencia del músico de Úbeda. «Es el tipo que ha escrito el 50 % de las canciones que más me gustan en español».

Goñi sabe que ha acuñado una marca: Revólver. Es su sello personal y aunque con altibajos («a veces metes a 40.000 personas en un estadio, a veces tocas en lugares pequeños»), con él ha desarrollado una carrera coherente en el mundo de la música. «Con el tiempo, he aprendido a escribir mejor. Pero los discos no son libros distintos, sino capítulos de una misma historia. El libro soy yo. Si no te gusta Revólver, es difícil que de repente te guste, o quizá sí, nadie sabe nada. Pero lo que me planteo cuando lanzo un álbum es que me salga del corazón». El 2 de marzo inicia en Barcelona una gira que le llevará, entre otros lugares, a Valencia, Alicante, Bilbao, Zaragoza y Madrid.