El Norte de Castilla

«¿Me lo vas a decir a mí? ¡Venga ya!»

«¿Me lo vas a decir a mí? ¡Venga ya!»
  • «Lo he intentado, pero de donde no me quieren, me tengo que ir». Así se despedía anoche Chicote de un restaurante zamorano, el primero donde no pudo dar por finalizado su trabajo en 'Pesadilla en la cocina'

Lo que mal empieza mal acaba; y el programa de ayer de 'Pesadilla en la cocina' no iba a ser una excepción. Así que todo acabó mal. Chicote le preguntó a Sole, la dueña del restaurante zamorano que protagonizó la emisión de ayer si quería que se fuera y Sole le retó: «Yo no he dicho lo contrario». Así que, ni corto ni perezoso, el chef tomó las de Villadiego, antes de finalizar la reapertura de 'El Zamora', la primera vez en 'Pesadilla en la cocina' que anoche logró un nuevo récord de temporada al congregar frente al televisor a 2.463.000 espectadores: su mejor dato desde mayo de 2014.

«¿Me lo vas a decir a mí? ¡Venga ya!». Las perlas que salieron anoche de la boca de Sole dejaron a Chicote sin palabras y sin ganas: «No soy capaz de hacer más», confesó el chef minutos antes de finalizar el programa. «Lo he intentado, pero de donde no me quieren, me tengo que ir». Sole se defendía de cualquier crítica del cocinero de 'Pesadilla en la cocina' cual gato panza arriba y acabó por colmar la paciencia de Chicote que se marchó por la puerta sin mirar atrás.