El Norte de Castilla

«Me presentaría a 'Gran Hermano' mil veces más»

«Me presentaría a 'Gran Hermano' mil veces más»
  • El zamorano Pablo Rodríguez fue el primer expulsado de 'GH 17'. La noche del jueves Fernando le arrebató en 'la repesca' la posibilidad de volver a entrar en la casa de Guadalix

«De sangre zamorana y corazón burgalés». Así se define Pablo Rodríguez (Zamora, 1995), el que fuera el primer expulsado de esta edición de ‘Gran Hermano’, la 17. La noche del jueves se jugó un ‘mano a mano’ con Fernando en ‘la repesca’: la audiencia prefirió al gaditano. «Me presentaría mil veces más», asegura Pablo, quien tiene clara su ganadora: Bárbara. «Es la mayor amistad que hice dentro, fue mi mayor apoyo, y está demostrando que es una persona muy fuerte. Cualquiera en su lugar había abandonado».

–De Burgos a Londres y vuelta a Madrid para ‘encerrarse’ en la casa de ‘Gran Hermano’. ¿Qué se le pasa a uno por la cabeza?

–Estaba en Burgos terminando el Grado de Terapia Ocupacional cuando ya veía que eso no me gustaba, así que decidí irme a Londres a trabajar. Cuando vi el cásting de ‘Gran Hermano’ pensé: ¿y por qué no probar? Era otra opción de vivir otras experiencias y emociones, que era lo que yo quería en ese momento. Pero para nada pensé que me iban a llamar y ¡allí estuve!

–Fue el primer expulsado y ahora la audiencia tampoco ha querido que volviera a entrar.

–Lo esperaba desde el cásting. Mis amigos ya me decían que tuviera claro que iba a ser el más nominado y que o salía el primero o ganaba. Yo era consciente de que había gente a la que no le iba a gustar. La gente no entiende que una persona pueda ser como soy yo. Si hubiera escondido la cabeza como hicieron muchos al principio igual podría seguir dentro, pero no estaría conforme porque no sería yo de verdad.

–¿Se arrepiente de algo?

–Para nada. ‘Gran Hermano’ ha superado incluso las expectativas que yo tenía. Fui el que más me reí, el que más lloré, el que más discutí y el que más disfruté de aquellas dos semanas. No fui el que hizo más amigos pero sí el que hizo mejores amigos. También hice enemigos. Hice de todo. Me presentaría mil veces más. Es muy diferente verlo desde fuera que vivirlo desde dentro. Es una experiencia increíble, de verdad.

–Si hubiera vuelto a entrar...

–Me encantaría estar dentro ahora mismo. Me encantaría volver para enfrentarme a Miguel y a Clara y dar apoyo a Bárbara y resolver todas las cuentas pendientes que tengo. Siempre fui yo mismo para bien y para mal y lo volvería a hacer igual. Entré muy desequilibrado emocionalmente porque no tenía a nadie en el plató que me apoyara, pero ahora estoy fuerte.

–¿Se puede ser uno mismo con tantas cámaras observando las 24 horas del día?

–Depende de lo que esperes sacar de ‘Gran Hermano’. Para mí era una experiencia como la de ir a Londres; para vivir y disfrutarla. Hay gente allí dentro, como Miguel, para quien el programa es un punto de partida para otra cosa. Se ve claramente quién ha ido a disfrutar y quién a actuar y a salvar el culo de las nominaciones.

–Ahora que está fuera, ¿ve las cosas de otra forma?

–Para nada. Yo estaba en Londres y en cuanto termine el programa, en diciembre o enero, me voy a volver. En el trabajo me esperan.

–Se cargó el ‘contraclub’ sin llegar si quiera a estrenarlo, ¿se la tienen guardada en el programa?

–Aquello no era el ‘GH 17’ al que yo me había presentado. Era un circo y no estaba dispuesto a aguantar tres semanas allí para salir en televisión. Si hubiera sido culpa mía se hubiera vuelto a abrir a la semana siguiente. Ellos mismos se dieron cuenta de que no era una buena idea. Yo entré en ‘GH’ para disfrutar y lo sigo disfrutando también fuera, allí no habría podido.