La UVa tiende puentes con China a través de las políticas culturales y la economía

Varios ponentes en el salón de actos de la Facultad de Comercio de la UVa. / Gabriel Villamil

Alumnos y ponentes internacionales han participado en la primera de las jornadas académicas, que se prolongarán hasta el viernes

CLARA RODRÍGUEZ MIGUÉLEZ Valladolid

La Universidad de Valladolid (UVa), en colaboración con la universidad de Shanghái Jiao Tong y otras entidades académicas, ha dado hoy el pistoletazo de salida a una serie de ponencias sobre el impacto de la cultura en la economía en relación a España y China. Destinadas a comprender las políticas culturales, exploran también la interacción entre ambos países y ofrecen un foro a investigadores y estudiosos. Tras una recepción ayer en el mercado del Val, los seminarios han dado comienzo en la mañana del miércoles y continuarán hasta este viernes 14 de julio en la Facultad de Comercio.

El título que recibe este Primer Seminario chino-español, organizado por el Centro de Estudios de Asia, es 'Políticas culturales comparadas. El impacto económico de la cultura'. Las charlas, en chino e inglés, cuentan con intérpretes que facilitan la comprensión internacional y congregan como ponentes a una diversidad de profesores , además de algunos de procedencia italiana.

«Aún no hay un método concreto de intercambio», asevera un docente de la Shangái Jiao Tong, Hu Huilin, encargado del segundo de los seminarios de esta mañana y director general de las Industrias de Cultura Nacional, Creatividad y Desarrollo. «Hay conferenciantes y alumnos de distintas universidades chinas porque nos gustaría implantar una mayor relación entre las universidades de ambos países».

Las jornadas, a las que acuden unos 40 asistentes, ponen el acento en la importancia de que cultura y economía vayan unidas. La nueva ruta de la seda se perfila como una de las apuestas más fuertes del gigante asiático. Víctor Fernández Blanco, profesor asociado de Economía en la Universidad de Oviedo, apunta a que España, aunque ha crecido como país exportador, es aún deficitario en cuánto a sus relaciones culturales y comerciales con China. «Exportamos instrumentos musicales, por ejemplo, pero importamos una gran cantidad de productos audiovisuales, mapas y libros».

La iniciativa ha sido calificada por otro de los ponentes, el decano Rong Yueming, director del Centro de Investigación Cultural de Shangái, como una «nueva vía de comunicación» con un país más desconocido para ellos en este campo frente a otros como Francia. «Como países, tenemos en común el hecho de contar con muchas diferencias culturales dentro de nuestras fronteras», detalla el profesor, «por ello, nos interesa mucho conocer cómo funcionan las políticas europeas de diversidad».

Fotos

Vídeos