fotogalería

Rafaëlle Boitel, en un momento del espectáculo 'L'oublié'.

Raphaëlle Boitel y Oposito, primeros en presentar sus armas artísticas en el TAC

  • Ambos artistas, puntales del teatro de vanguardia, lideran dos maneras de interpretar el teatro desde un concepto de renovación

Poco antes de inaugurar el Festival Artes y Teatro de Calle de Valladolid Raphaëlle Boitel se presentó ante los medios sin más armadura que su menudo y flexible cuerpo, que utiliza como idioma universal para expresar sus sentimientos y sus emociones, en definitiva, su arte. Poco acostumbrada a dirigirse a los medios de comunicación, la bailarina y acróbata gala compartió la primera rueda de prensa del Festival con su compatriota Jean-Raymond Jacob, uno de los responsables de Oposito, otra de las compañías que llega con el marchamo de renovación.

más información

  • La bailarina y acróbata Raphaëlle Boitel inaugura el TAC 2015

  • A fondoTeatro de Calle

El director del TAC, Javier Martínez, se mostró muy ilusionado por la presencia en Valladolid de ambos grupos de los que dijo, hace tiempo que deseaba contratar porque hacen un trabajo “exquisito”.

Los franceses de la Compagnie Oposito, en un momento de 'Kori kori'

Los franceses de la Compagnie Oposito, en un momento de 'Kori kori'

‘L’oublié(e)’ , ('Olvidada') es el “primer gran trabajo” en solitario de Raphaëlle Boitel, quien, para no sentirse demasiado sola, cuenta en el mismo con su madre y dos de sus hermanos. Danza, circo, objetos, teatro, la artista gala echa mano de todas las técnicas escénicas para contar una historia que habla de la vida y de la muerte con el lenguaje de la belleza en un relato “muy personal y a la vez universal” en el que recomienda al público no tratar de entender y “dejarse llevar sin miedo por los sentimientos y las emociones” que se muestran sobre el escenario. El argumento parte de una mujer que vela a su marido, inconsciente y envejece a su lado hasta que decide dar el paso de saltar al otro lado del espejo para encontrarse con él. Un viaje en el que caben los recuerdos de la infancia, los amores perdidos y suceden “cosas extraordinarias”.

Oposite, en las antípodas conceptuales, ,reúne en una carvana urbana a una treintena de personas, 18 de ellos intérpretes y cuatro músicos en el que recomienda “no buscar una historia” porque lo que se representa es “un hecho humano como la vida, bella, cruel y llena de esperanza. Son, explicó Jacob, un grupo de hombres que llega de lejos, que han pasado por pueblos y ciudades, y vienen a conocer a la gente de aquí”. Baile, cante y juego en una caravana en movimiento que arrartra consigo “la vorágine de la vida”.