El teatro ha perdido a cuatro de cada diez espectadores que acudían antes del IVA cultural

Desde que tributan al 21% las artes escénicas, Castilla y León ha perdido más de 300.000 espectadores. / Damián Torres

Desde que se tributa al 21% (verano de 2012), el sector en Castilla y León ha visto caer un 41% el número de representaciones y un 39% la asistencia, pero han aumentado los ingresos en un 13%

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Después de nueve largos años recibiendo malas noticias, y todas en el mismo carrillo, el sector de las artes escénicas empieza a atisbar una pequeña luz al final del túnel, atenuada todavía por algunos indicativos pero luz al fin y al cabo que llega acompañada por el anuncio del Gobierno de rebajar la carga impositiva al 10 por ciento.

Si no da marcha atrás, el año 2016 será, por lo tanto, el último en tributar al 21%, y referencia por lo tanto para establecer una comparativa definitiva de lo que han perdido las compañías en todo este tiempo. De momento, y tomando como referencia el año 2012 –el IVA cultural se subió en julio, en el último Consejo de Ministros antes de las vacaciones de verano–, los datos arrojan importantes pérdidas en número de funciones (41%) y asistencia de espectadores (39%), y curiosamente, y como contrapunto, un ligero aumento en la recaudación (13%). Los teatros no se llenan tanto como antes, hay más butacas libres, pero los ingresos son más cuantiosos.

La criba de compañías a la que hemos asistido y el encarecimiento de determinados espectáculos aportan algunas razones, si bien hay muchas otras. Si acudimos a los indicadores que afectan a Castilla y León, en concreto, comprobamos la caída que sufrió la recaudación en 2013, el primero de los años de la subida impositiva. Desde entones se ha ido poco a poco recuperando hasta superar las cifras de 2011.

Inicio de la crisis

La caída es todavía más estrepitosa si tomamos como referencia el comienzo de la crisis. Desde ese fatídico año 2008, las artes escénicas en Castilla y León han sufrido una caída del 56,1% en el número de representaciones, del 61,7% en el número de espectadores, y del 37,2% de la recaudación. Todos ellos son descensos porcentualmente mayores que los de la media española. A partir de 2014 observamos cómo los datos empiezan a mejorar en alguno de los indicadores analizados por el informe de la Sociedad General de Autores (SGAE).

La danza acumula pérdidas de espectadores y recaudación por séptimo año consecutivo en Castilla y León.

Si nos vamos un poco más cerca, sin embargo, y comparamos los datos de 2016 con los del año anterior, comprobamos como el sector –que incluye teatro, danza y el género lírico– ha visto caer un 0,7% el número de funciones (hasta las 2.243), un 0,3% la asistencia de público (494.216 según los datos ofrecidos por la SGAE), y en cambio la recaudación continúa en proceso de recuperación con un aumento del 3,9% (hasta los 3.588.004 euros). En este punto, cabe destacar que Castilla y León concentra el 4,6% de las funciones celebradas en España, el 3,7% de los espectadores y el 1,6% de la recaudación. En concreto, Castilla y León cerró el año 2016 –el del 400 aniversario de la muerte de Shakespeare y Cervantes– como la séptima comunidad española por número de funciones, espectadores y recaudación.

Una recuperación engañosa puesto que Castilla y León registró el mayor descenso en número de funciones de todo el país, con 204 representaciones así como 43.499 espectadores menos en el último año, lo que supone una pérdida del 8,9 por ciento.

Si bien el teatro es el que tiene un mayor peso en estas cifras, ya que acumula el 93,7% del total de las representaciones de artes escénicas, tanto la danza como el género lírico presentan pérdidas desiguales en el informe de la SGAE. Los espectáculos de danza acumulan pérdidas por séptimo año consecutivo en asistencia y recaudación, mientras que la ópera y zarzuela han ganado un 5,1%, un 0,7% y un 0,6% en número de representaciones, asistencia de público y recaudación, respectivamente.

Fotos

Vídeos