Una puerta al teatro para personas con problemas sensoriales

Proyector instalado en el teatro para subtitular la obra sobre el escenario. /El Norte
Proyector instalado en el teatro para subtitular la obra sobre el escenario. / El Norte

El proyecto Teatro Accesible, que cumple siete temporadas dando servicio a las personas con problemas auditivos y visuales, incorpora el Calderón a su red e incluye tres obras a modo de prueba

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Ha tenido que llegar el siglo XXI para darnos cuenta de que la accesibilidad ya no es solo un problema exclusivo de las personas con discapacidad. Y buena culpa de que este mensaje empiece a calar en la sociedad lo tiene un envejecimiento galopante que ha cambiado radicalmente la forma de pensar. Las mejoras en accesibilidad redundarán el día de mañana en todos nosotros, y no solo en aquellos que sufren algún tipo de discapacidad. Los datos lo avalan. El padrón en España confirma que más de 8 millones de personas –concretamente 8.657.705– tienen 65 años o más, lo que supone un 18,4% de la población.

Y en ese contexto son cada vez más las instituciones que se esmeran en que las ciudades sean cada vez más accesibles para todos los colectivos. Iniciativas que no se reducen solo a la supresión de barreras en el mobiliario urbano, y que poco a poco empiezan a ampliar el abanico a todos los sectores, también el de la cultura. En ese camino hace ya siete años que se mueve el proyecto Teatro Accesible, con el objetivo de aportar una vía de inclusión y capacitación laboral para personas con discapacidad o enfermedad mental. De la mano de Aptent Soluciones, y con la colaboración de la Fundación Vodafone España y el Centro de rehabilitación laboral Nueva Vida, este proyecto pretende crear, fomentar y recoger toda la oferta existente de artes escénicas para personas con discapacidad sensorial con el reto de hacer del teatro un espacio accesible para todos.

A esa vía que antes tomaron granes escenarios como el Teatro Español, el Teatro Real, Liceo, o Bellas Artes, entre otros, se suma ahora el Teatro Calderón y pretende hacerlo en un futuro a corto plazo, el Laboratorio de las Artes Escénicas (LAVA). «Nuestra apuesta responde a un proyecto fantástico, pero también a ciertas reivindicaciones», reconocía durante la presentación Chema Viteri, director artístico del Teatro Calderón.

Un convenio mediante el cual se ofrecerá un servicio de accesibilidad especial que consiste en subtitulado, audio descripción, bucle magnético individual y sonido de sala amplificado para que las personas con discapacidad auditiva, visual y personas mayores puedan disfrutar, por el momento, de las tres obras incluidas:‘El Padre’ de Florian Zeller (15 de diciembre), ‘Troyanas’ de Eurípides (16 de febrero) y ‘El Funeral’ de Manuel M. Velasco (18 de marzo).

En función del tipo de discapacidad se dispone de un aparato u otro para poder ver la obra en perfectas condiciones. / El Norte

Conciencia de las compañías

¿Y por qué solo tres, y no todas las obras que se programen en el Calderón? ¿Es un problema de coste o de voluntad? La incógnita la despeja Santiago Moreno, director general de la Fundación Vodafone España. «Hay que trabajar en dos vías: adaptar la obra y representarla, y esta última es cada vez más barata. El problema es que las compañías consideren el subtitulado antes de empezar a pensar en su obra», explica, «hoy día lo hacemos como postproducción». La pelota, en buena medida, está en las propias compañías de teatro. Igual que se contempla la escenografía, las luces o el decorado, considerar la vía del subtitulado facilitaría la llegada de estas personas con problemas auditivos y visuales.

«En este sentido, también hay que contar con la complicidad de ciertos directores pejigueros a los que no gusta aquello de colocar aparatos en los móviles». Se refiere Santiago Moreno al sistema que, por ejemplo, se utiliza para trasladar la obra a una persona con problemas visuales. «Se les coloca unos auriculares al móvil y si hay un disparo, a través de ellos les podemos decir si el tiro ha acertado o no, o si el actor se ha caído al suelo», explica.

Este sistema se ha implantado ya en treinta ciudades de toda España, dando cobertura a 263 obras (628 representaciones) en las seis temporadas que lleva funcionando, con un total de 5.500 personas beneficiadas. «Teatro Accesible nació en 2011 con dos objetivos. Por un lado avanzar en la accesibilidad, principalmente sensorial, y por otro trabajar en la inclusión laboral, sobre todo de colectivos con trastorno mental», apunta Javier Jiménez, director de Aptent Soluciones.

Si la respuesta a estas tres obras es positiva, el Calderón valora consolidarse como teatro accesible, y seguir los pasos que en su día siguió, por ejemplo, el Auditorio Miguel Delibes al instalar un servicio de bucle magnético para personas con problemas auditivos.

En este caso, este sistema reparte el sonido del escenario por toda la sala convertido en ondas magnéticas, captadas por el audífono de cada usuario de manera individual, acercando y mejorando la señal auditiva y mitigando además el ruido en el ambiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos