El taiwanés Hung-Chung Lai se hace con el Certamen Burgos–Nueva York de danza

Imagen de 'Birdy', obra reconocida con el primer premio.
Imagen de 'Birdy', obra reconocida con el primer premio. / GerardoSanz fotógrafos

El segundo premio del jurado recae en Javier Guerrero, mientras que los reconocimientos en danza vertical y danza urbana son para el coreógrafo Jorge Martín Gutiérrez y la compañía Iron Skulls, respectivamente

EL NORTEBurgos

El Certamen Internacional de Coreografía Burgos-Nueva York fallaba durante la noche de ayer viernes el palmarés de su décimo sexta edición, que este año ha contado con 22 propuestas a concurso, y cuyo primer premio ha recaído en el coreógrafo taiwanés Hung-Chung Lai por la obra ‘Birdy’, una pieza sobre los miedos y el el poder de superación. Su trabajo cosecha de este modo el más importante reconocimiento que otorga el festival, el primer galardón de la sección de danza contemporánea, dotado con 9.000 euros.

El segundo premio de esta categoría, con 6.000 euros, fue para el coreógrafo Javier Guerrero Nieto, que competía con ‘Business world’, una propuesta inspirada en las primeras películas de humor que realizó Charles Chaplin en los años 20. El tercer premio (3.000 euros) se lo llevó ‘Endless fall’, un dúo creado e interpretado por Francesc Fernández Marsal y Júlia Cortés.

Danza vertical y urbana

Otro de los premios más destacados del Certamen, el de la modalidad de danza vertical (5.000 euros), fue para el espectáculo ‘Identidad’, coreografiado por Jorge Martín Gutiérrez e interpretado por él mismo junto a Cristina Gómez y Carlos Vela. La obra reflexiona sobre el modo en que cada decisión tiene algo que ver con nuestras carencias e inseguridades. ¿Cómo podemos definirnos a nosotros mismos a partir del otro?, se pregunta Martín Gutiérrez.

Durante la gala de clausura del festival se dieron a conocer también los galardones de la competición de danza urbana, una sección a la que concurrían cinco creaciones. El primer premio recayó en ‘Kintsugi’, una obra de la compañía de danza experimental Iron Skulls inspirada en una técnica japonesa de reparación de objetos que se remonta al siglo XV. Esta distinción tiene una dotación económica de 2.000 euros. El segundo y último de los premios de este apartado, dotado con 1.000 euros, fue para ‘A risas’, un trabajo que firmó el coreógrafo y bailarín madrileño Arias Fernández.

Otros reconocimientos

El palmarés del concurso se completó con los reconocimientos que, cada año, otorgan algunas de las instituciones y entidades colaboradoras del certamen. El premio SóLODOS en DANZA, que supone el acceso directo al festival coreográfico que tiene lugar en Barva, en Costa Rica, fue para el coreógrafo Chey Jurado, autor de la pieza ‘Agua’. El creador pacense afincado en Madrid también se alzó con el premio Centro de Danza Hélade (que le permitirá impartir un taller en Burgos en torno a las especialidades de danza contemporánea e improvisación) y el galardón Ramonet, gracias ha sido seleccionado para participar en VIII Velada de Danza Ciudad de Huesca, que se celebrará en mayo de 2018.

Por su parte, los premios que concede el Centro Coreográfico de La Gomera distinguieron a las obras ‘Agua’, de Chey Jurado, y ‘A risas’, de Arias Fernández. Ambos creadores disfrutarán de una residencia artística en el espacio dancístico canario. Otra de las menciones fue para Marina Fullana Covas y Laura Llitera Pons, autoras de ‘Dosis’, que recibieron el premio L´Estruch (Certamen Coreográfico de Sabadell). Ya por último, los premios que otorga el Ballet de Siena recayeron en Joseph Toonga (por la pieza ‘It´s between us’), Chey Jurado (por ‘Agua’), Francesc Fernández Marsal y Júlia Cortés (‘Endless fall’) y Giovanni Insaudo (autor de ‘Keller’). Todos ellos estarán en la programación de la próxima edición del festival italiano Excelsior Danza.

Fotos

Vídeos