El Norte de Castilla

Seminci

La rebeldía en la supervivencia

vídeo

Javier Mendo, Sonia Braga y Manolo Cruz, protagonistas de 'La madre', 'Aquarius' y 'La ciénaga'.

  • Las tres películas que se han proyectado hoy en la Sección Oficial de la Seminci (‘La madre’, Aquarius’ y ‘La ciénaga’) coinciden en la lucha de sus protagonistas por subsistir y encarar un mundo que se les resiste

Un adolescente obligado a madurar para afrontar la incapacidad de su madre, una excrítica musical a la que una constructora intenta por todos los medios desahuciar y un hombre postrado en la cama por un trastorno neurológico. Son Miguel, Clara y Alberto, los protagonistas de las tres películas que hoy se han proyectado dentro de la Sección Oficial de la Seminci; tres luchadores, tres rebeldes, que toman la decisión de sujetar fuerte las riendas de sus vidas, de no dejarse llevar por el infortunio, de enfrentarse a sus problemas y miedos.

En el caso de Miguel, su principal temor es su madre o, mejor dicho, su ausencia. Interpretada por Laia Marrull, esta progenitora irresponsable y mortificada, es incapaz de cuidar de ella misma y, mucho menos, de su hijo de catorce años. Él tiene que sobrevivir, sorteando los Servicios Sociales que intentan ingresarle en un centro de menores. ‘La madre’ es el cuarto trabajo del director vallisoletano Alberto Morais y, en sus propias palabras, «el drama más intenso y psicológico que he realizado». El realizador encontró la inspiración de esta historia en la Unión Soviética, dónde muchos niños dormían en el metro y se autogestionaban y luchaban por sobrevivir. «He intentado –añade-- dar fe de mi tiempo, de un tiempo de crisis, de cómo nos está afectando y de cómo afecta a esta familia».

Con solo dieciséis años, y siendo este su «primer trabajo serio», como él mismo apuntó en el encuentro con los medios, Javier Mendo logra llevar sobre sus hombros el peso argumental de la película. «Me ayudaron mucho los otros actores; me preparé el papel con ellos», matiza y explica que el cine de autor «está más escondido para los jóvenes». Junto a él, dos actrices consagradas como Nieve de Medina y Laia Marrull convierten a ‘La madre’ en un juego de miradas y silencios. «Javier tenía muchas escenas y yo lo contrario –explica Marrull, que interpreta a la madre de Miguel- pero eran muy importantes para contar esta historia, la de una mujer a la que no queremos juzgar, por eso la expusimos de la forma más simple que pudimos».

No sin mi apartamento

Donde no existe la sencillez ni la simpleza es en la vida de Clara, la periodista madura de la película brasileña ‘Aquarius’. Inteligente y apasionada, no va a permitir de la constructora que ha comprado todos los pisos de su edificio la desahucie de la casa en la que vive desde su infancia, en la que ha criado a sus hijos y en la que ha vivido con su marido, el amor de su vida, hasta su fallecimiento.

Clara luchará contra todas las disparatadas ocurrencias de la constructora para echarla, mientras reflexiona sobre el paso del tiempo, sobre los que ha supuesto el progreso e, incluso, sobre su propia cordura, mientras tiene que lidiar incluso con la incomprensión de sus seres queridos. Una historia en la que la música cobra un especial protagonismo en un metraje de 142 minutos que convierten a ‘ Aquarius’, dirigida por Kleber MendonÇa Filho y protagonizado por una soberbia Sonia Braga, en el largometraje más extenso de la Sección Oficial en esta 61 edición de la Seminci.

Y por último Alberto, un hombre que sufre un trastorno neurológico que le mantiene postrado en su cama bajo los cuidados de Rosa, su madre, y Giselle, su amiga de la infancia, es el protagonista de ‘La ciénaga-Entre el mar y la tierra’. Esta historia de supervivencia y superación, de un hombre encerrado en su cuerpo cuya enfermedad le impide vivir como desea, está firmada por Manolo Cruz (a la vez protagonista del film) y Carlos del Castillo.