El Norte de Castilla

Seminci

Chema Prado reivindica el papel de la filmoteca como garante de la memoria del cine

vídeo

Chema Prado, con su Espiga de Honor, junto a responsables de filmotecas regionales. / GABRIEL VILLAMIL

  • La Seminci entregó la Espiga de Honor por su contribución al mundo del cine

"Me gustaría reivindicar con este premio el trabajo de la filmoteca española y del resto de filmotecas, en su esfuerzo por dignificar el patrimonio cinematográfico, que no siempre ha sido bien considerado", dijo este martes Chema Prado, desde el escenario del Teatro Calderón, al recibir la Espiga de Honor con la que la Seminci reconoció su trayectoria. Un galardón que Prado quiso aprovechar para subrayar el importante papel de las filmotecas como garantes de la memoria cinematográfcia.

"Este premio -añadió- corresponde mucho más que a mí a las personas con las que he trabajado durante estos últimos años", apuntó Prado, quien fue director de la Filmoteca Nacional durante 27 años, hasta su prejubilación esta primavera.

El acto sirvió además para remarcar la importancia de las filmotecas. Hubo una representación de todas ellas (las de carácter regional y provincial) en el Calderón. En su nombre habló Esteve Riambau, de la filmoteca de Cataluña. "Chema Prado y su equipo han cubierto un camino ejemplar con una programación rigurosa, la custodia y reparación de documentos y el impulso que le ha dado a la investigación". Recordó Riambau que las filmotecas nacieron en los años 30 del siglo XX "para guardar el cine mudo, que entonces se estaba perdiendo". Y ahora, existe un nuevo reto con la digitalización. "La centralidad del cine ya no está en las salas. Ahora el soporte digital abre nuevas dudas sobre cómo conservarlo, porque guardar lo digital es mucho más caro que si el soporte es analógico. No tiene sentido subvencionar la producción si al cabo del tiempo esa películas se pierden. El cine no es algo de usar y tirar", incidió Riambau.

Del mismo hilo tiraron las personas que durante estos años han trabajado con Prado en la Filmoteca Nacional. Hubo una representación de ellos en el escenario, desde donde recordaron que "nadie sabe aún cómo conservar lo digital". "En los documentos escritos está mucho más claro, pero no lo está tanto en cómo proteger lo audiovisual".

La Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF) hizo llegar un texto en el que reconocía a Prieto como una de las "grandes personalidades" del sector en todo el mundo. "Su voz en el ámbito cuenta".

Chema Prados recibió la Espiga de Honor de manos del cineasta Pere Portabella, quien resaltó la importancia cultural de las filmotecas y la necesidad de que haya una apuesta política por su proteción. Defendió además la labor de Prados durante tantos años al frente de la Filmoteca Española. "Es un claro ejemplo de intelectual independiente que cumple muy bien con la gestión, pero que aporta además un plus de autonomía y conocimiento". Y en este sentido, criticó que "el 80% de los cargos nombrados directamente por los políticos acostumbren a ser incompetentes", lo que provocó una de las primeras ovaciones de la noche. Y añadió Portabella: "Es un éxito que no se haya podido formar Gobierno hasta ahora".

"Este premio

Temas