El Norte de Castilla

Seminci

vídeo

Francisco Regueiro recibe la Espiga de Oro de Honor de la Seminci de mano de las actrices vallisoletanas Elvira Mínguez y Lola Herrera. / Gabriel Villamil

La expiación de Francisco Regueiro

  • El director vallisoletano recogió muy emocionado su Espiga de Oro de Honor de la Seminci, que dedicó a la prostituta con la que perdió la virginidad «en un momento en el que los muchachos nos hacíamos hombres humillando a la mujer»

Subió al escenario decidido, pletórico y bastante nervioso, según él mismo atinó a decir mientras el micrófono se confabulaba con su turbación. 82 años a sus espaldas, diez películas desde su ‘El buen amor’ (1963), el Premio Castilla y León de las Artes 1989, y un gran talento como pintor; de hecho, llegó a trabajar como caricaturista en El Norte de Castilla en tiempos de Miguel Delibes.

más información

De sus innumerables recuerdos, preciadas experiencias y singulares vivencias, esta tarde el vallisoletano Francisco Regueiro, que recibió la Espiga de Oro de Honor de la Seminci, quiso subrayar un momento, un rostro de su pasado. Con la mirada fija en el fondo del teatro, rememoró cuando esa parte alta se conocía como gallinero, «un lugar donde ocurrían las cosas más variadas, más picantes, más de contrabando erótico. Un material con el que luego he trabajado en mis películas». En aquel punto, Regueiro retornó a los años 50, cuando era tan solo un muchacho y con un amigo, cuya madre era estanquera y viuda de guerra, aprovechaban las ausencias de la progenitora para levantar algún billete de la caja. «Y un día usamos ese dinero para venir a este cine y ‘ligarnos’ a una chica del gallinero, una mujer que llevaba el pelo rapado como todas las que acababan de salir de la cárcel. Nos la llevamos a Las Moreras, a la calle de las Piscinas Samoa, donde lo oscuro, y allí perdimos la virginidad. A veces los muchachos nos hacemos hombres humillando a las mujeres», relató. Sus palabras se entrecortaron cuando su recuerdo se posó sobre aquella prostituta de pelo rapado que, aseguró, bien podía ser la hija del cardenal de su película ‘Padre Nuestro’ (que se visualizaría una vez finalizada la entrega del premio). «Hora es que Paco Regueiro le dedique a esa mujer la Espiga de Oro», pronunció arrancando el aplauso de los invitados a esta primera Gala del Cine y el Audiovisual de Castilla y León.

«Te dará suerte, Daniela»

Y aplaudiendo como la que más, sentada sobre el regazo de sus padres, la nieta del director (con solo dos años y medio) recibió el que seguramente sea uno de los recuerdos materiales más importantes de su abuelo. «Daniela, está Espiga de Oro será tuya. Te dará suerte y tendrás todo lo que deseas», apostilló el cineasta, mientras intentaba convencer a la pequeña (con escaso éxito) para que saludara a los presentes.

Regueiro también le dedicó unas bellas palabras al alcalde de la ciudad: «Hoy he conocido a Óscar Puente, y he charlado un rato con él. Me parece una de las personas más maduras que he conocido. Los vallisoletanos deben estar orgullosos de él, les llevará por buen camino (no como yo, que les llevaré por el malo)».

El director de películas como ‘Si volvemos a vernos’ (1967), ‘Carta de amor de un asesino’ (1972), ‘Las bodas de Blanca’ (1975), ‘Diario de invierno’ (1988) o ‘Madregilda’ (1993) recibió el galardón de manos de las actrices vallisoletanas Lola Herrera y Elvira Mínguez.

La entrega del galardón se realizó dentro de la primera Gala del Cine y el Audiovisual de Castilla y León que, según Javier Angulo, director de la Seminci, «ha nacido con vocación de continuidad» y que ha contado con el apoyo de Dirección General de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, la Plataforma del Audiovisual de Castilla y León y El Norte de Castilla.

En la gala participaron además Mar Sancho, directora de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y Leon; el director Francisco Hervada, que presentó el premio, y el crítico Fernando Méndez Leite. Entre los invitados, no faltaron a la cita el alcalde de la ciudad, Óscar Puente; la concejala de Cultura, Ana Redondo; el diputado provincial Alberto Collantes; el actor vallisoletano Juan Antonio Quintana; el director vallisoletano Roberto Lozano, y la exedil de Educación Angelines Porres, entre otros.