El Norte de Castilla

Seminci

La Seminci, a la pendiente conquista de las calles

vídeo

Preparativos de estos días previos. / GABRIEL VILLAMIL

  • El festival quiere incrementar la participación ciudadana e invita a que el ambiente cinéfilo se extienda por la ciudad

«Lo que más envidio del festival de San Sebastián es ver los comercios engalanados, el ambiente que se vive en las calles durante esos días», reconoce Javier Angulo, director de la Seminci, quien ha animado a los comercios y particulares vallisoletanos a incrementar su vinculación con el festival. «La Seminci somos todos. No es una elite», dice Angulo para recordar que el festival sirve para promocionar la ciudad «y es algo que tendríamos que explotar entre todos».

De ahí el aplauso a iniciativas como la desplegada durante estos días por los comerciantes del entorno del Calderón. Los negocios de Macías Picavea, Angustias, Leopoldo Cano o la Bajada de la Libertad engalanan durante estos días sus escaparates con motivos alusivos al cine. Ofrecen además descuentos y han preparado para el viernes 28 una gran fiesta con 'photocall' y música de cine.

Pero no es el único caso. Hay restaurantes que ofrecen menús especiales, bares con cócteles seminceros y los confiteros colaboran con un postre especial de la Seminci.

La calle Santiago también luce carteles con los principales ciclos y películas que componen este año la oferta del festival.

Pero queda camino por recorrer. Javier Labarga, presidente de Fecosva, reconoce que hay que seguir trabajando en este sentido y por eso ha anunciado que la intención del próximo año es que se sumen nuevas zonas comerciales a esta apuesta por la Seminci. «Con el tiempo, tenemos que intentar implicar a comerciantes de Torrecilla, Platerías o la zona centro».

Gonzalo Alonso, de los comerciantes de Calderón, recuerda que este tipo de iniciativas funcionan. «El año pasado percibimos un incremento de visitantes y de ventas», explicó.

La presencia semincera en las calles también se percibe en los paneles informativos del Ayuntamiento (como el de la Plaza Mayor), donde se proyectan imágenes del festival. Hay bares que han estampado sus labios en los ventanales y comercios que celebran la Seminci desde sus escaparates.