El Norte de Castilla

Seminci

vídeo

Javier Angulo, director de la Seminci, ofrece sus claves del festival. / Gabriel Villamil

Javier Angulo: «Una oferta tan completa como la de la Seminci no es fácil de superar»

  • El director de la Semana Internacional de Cine de Valladolid explica dos claves del festival, una curiosidad, cuál es su obsesión, cómo se emiten las películas y cuál es la mayor dificultad del certamen

Más de trescientas películas se proyectarán desde hoy y hasta el próximo 29 de octubre en una de las citas cinéfilas más esperadas del año: la Semana Internacional de Cine de Valladolid. A pocas horas de la inauguración oficial, el director del festival, Javier Angulo, analiza las claves de un certamen que este año quiere superar los 90.000 espectadores.

Dos poderosas razones:

El nivel del festival y la oferta general son dos poderosas razones para no poderse este año la Seminci a juicio de Angulo: «Además de la Sección Oficial tenemos la retrospectiva de Linklater, todo el nuevo cine chileno de este siglo, una retrospectiva homenaje a Kiarostami con películas inéditas, una comparativa de cómo ha tratado el cine a Shakespeare y a Cervantes en sus centenarios, cine para niños y para jóvenes, cine y vino, un concierto en directo de Nosferatu… es una oferta muy completa y me atrevo a decir que no es fácil de superar».

¿Es la Seminci un festival ‘difícil’?

Una forma de contar la realidad de otra manera. Así describe Angulo el cine de autor, «básicamente apela a los sentimientos, va directo al corazón, a la mente, porque te hace pensar, y probablemente y pone todos tus sentidos y tus sentimientos en marcha. Y me niego a aceptar que el cine de autor es complicado».

Lo más complicado del festival es:

Ni la elección de películas, ni la organización del certamen, para el director de la Semana Internacional de Cine lo más complicado es… conformar el jurado: «Tienes que tener todos los oficios, productores, directores, actores, incluso este año tenemos un diseñador de sonido en cine como es Martín Hernández que es el que hace las películas de Alejandro González Iñárritu. Y luego tienes que equilibrar presencia de sexos, gente de diferentes países, diferentes edades… eso es súper complicado, lo que más».

¿Cómo se eligen las películas?

Para llegar a las 300 películas que se emitirán esta semana en la Seminci, los organizadores del festival visualizan ¡más de dos mil! Solo Angulo ve unas trescientas: «La selección de la Seminci la hacemos con mucha anticipación. Vemos muchas películas antes de que entren en los circuitos de festivales y en los circuitos comerciales. En esta Seminci hay tres o cuatro películas que las visualicé en su origen en el estreno mundial y las elegí, luego han ido a festivales y han recibido premios, pero ya estaban comprometidas con Valladolid. Que no piense la gente que vamos a tiro hecho, hacemos muchas apuestas, a veces acertamos más, a veces acertamos menos».

Hola DCP, hasta luego celuloide

Hoy día, todas las películas que se proyectan en la Seminci cuentan con un formato DCP (Digital Cinema Package). Se trata de un disco que llega a las salas encriptado y que solo permite proyectarlo dónde y cuántas veces se haya acordado previamente con la distribuidora. «Todo se ha vuelto muy exigente por al tecnología, -explica el director de la Seminci- pero seguimos teniendo salas equipadas con celuloide básicamente para retrospectivas. Y el futuro será todavía más ambicioso, porque la idea de que dentro de unos años recibiremos una señal por satélite desde Durban o Los Ángeles con la película».

La obsesión de Angulo

Cinco años ha tardado el director del festival de lograr que la gran actriz Geraldine Chaplin venga al festival. Este año lo ha logrado y eso, explica, que es una mujer «que siempre está rodando, que no para, y que vive en Lausanne». Asegura que traerla «ha sido una obsesión para mí».

Y una última petición:

«Si de verdad amas de la Seminci, no solo de palabras sino de hechos, y quieres que siga existiendo y creciendo, llena las salas de cine».

Temas