Rozalén enseña a curar heridas en Valladolid

Rozalén firmó discos después de su pequeño concierto / Rodrigo Jiménez

La cantante de Albacete presentó esta tarde su último trabajo 'Cuando el río suena'

MARA GONZÁLEZ

Cantando más canciones de las previstas y pidiendo a la organización que el público se sentase más cerca. Así ha sido la presentación de 'Cuando el río suena' de María Rozalén.

Más de un centenar de personas esperaba en el Media Markt para escuchar a la cantante albaceteña que comenzó su directo con la 'Puerta violeta'. «Esta canción habla de feminismo que es la igualdad, y de una etapa de liberación, tras vivir una época encerrada». El segundo tema que interpreta es 'Dragón Rojo', antes de empezar explica que a veces lo peor que puedes hacer tras una relación es buscar otra, «no estamos para aguantar las mochilas de nadie».

Con «Justo» llegó el momento más intenso de la tarde . Escribir es una forma de sanar, así que ella hizo lo propio con una de esas «historias tabú» que suelen tener las familias. El hermano mayor de su abuela luchó en la Guerra Civil y fue el único que no volvió. «Llevo dos años escribiendo sobre el 'desaparecido de mi casa' y tras escuchar esta historia toda mi vida y tras mucho hablar del tema -que lo suyo nos ha costado-, imaginaros lo que es llamar a tu abuela para decirle que por fin va a tener un sitio donde poder acercarse para llevarle flores». El público comenzó a aplaudir pero antes de que el nudo en la garganta se deshiciese era mejor continuar con 'Tu Nombre', la canción más festivalera del disco. En este tema le acompañan artistas como 'El Kanka' y los 'Antílopez'.

La cantante Rozalén durante un momento de su actuación / Rodrigo Jiménez

Llegamos al final del concierto con 'Girasoles', cuando la anuncia una pequeña que no superaba los 6 años grita: «¡me la se!». Este ha sido el single del disco que lleva acompañándonos todo el verano. Antes de cantarla, la artista aprovechó para contar la anécdota sobre «el toque reggaetonero» por el que casi se muere del susto. El reggaeton va ligado a letras machistas, pero esta era una oportunidad para darle la vuelta. «Todo tiene que estar siempre de su parte, así que he aprovechado para cambiarlo y ponerle una letra distinta».

Rozalén ya ha cantado al feminismo, al amor- o desamor, según se mire-,e incluso a la Guerra Civil, pero el público le pide algo más. Y con la frase de «no hay que tener miedo a acoger a gente» nos cuenta la historia de Miguel, 'el hijo de su abuela'.

Si Rozalén acostumbra a emocionar con sus canciones esta vez no iba a ser menos. A medida que iban pasando las canciones cada vez más gente se acercaba para verla en directo, y seguro que más de uno se habrá ido a casa con alguna de sus frases en la cabeza.

Fotos

Vídeos