La reina Letizia inaugura la reunión del Instituto Cervantes en Málaga

La Reina en Málaga.
La Reina en Málaga. / Fernando González

Ha acudido al encuentro anual de los directores de la institución, con un nuevo plan de choque cultural a debate

ANTONIO JAVIER LÓPEZMálaga

Por aquí pasó Miguel de Cervantes "bajo su máscara de recaudador de impuestos". Aquí, en la Imprenta Sur instalada en la Alameda Principal, tenían Manuel Altolaguirre y Emilio Prados un "altarcillo" donde le rezaban a sus tres dioses paganos - Juan Ramón Jiménez, Manuel de Falla y Pablo Ruiz Picasso- antes de poner negro sobre blanco cada número de la revista Litoral. Lo recordaba hace unos minutos el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, para ilustrar la añeja tradición literaria y libresca de Málaga, sede desde hoy y hasta el próximo jueves de la reunión anual de directores de la institución dedicada a divulgar en el mundo la cultura en español. Una cita presidida esta mañana por la reina Letizia (que no ha tomado la palabra) y que va a servir, además, para debatir el ambicioso "plan de choque cultural" que Bonet plantea para el Instituto Cervantes.

Más información

El propio Bonet ha admitido que ese giro "es una de esas expresiones que te obligan a ponerte manos a la obra", así que en Málaga se analizarán estos días sus "líneas maestras". A saber: la apertura de nuevos centros en Seúl, Dakar y Zurich; la organización de conmemoraciones en torno a Miguel Hernández, Azorín y Francisco Nieva, entre otros autores; la previsión de ampliar a medio plazo la presencia del Instituto Cervantes en Estados Unidos con nuevas delegaciones en California y Washington y la organización de actividades culturales vinculadas a la gastronomía española, a ser posible, lejos de los clichés ("Si hacemos solo cosas facilonas y esperables, no se nota", ha dicho Bonet).

"Más cultura y de más calidad exigen más presupuesto. Esperamos un aumento, aunque sea moderado, en la aportación del Estado y una mayor posibilidad de gasto", ha defendido el director del Instituto Cervantes. Y el ministro de Asuntos Exteriores (departamento al que está adscrito el Cervantes), Alfonso Datis, ha recogido el guante en su discurso posterior, prometiendo ese aumento, previa negociación con "el guardián de los dineros", en alusión al Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

En ese ámbito de los dineros, el secretario general del Instituto Cervantes, Rafael Rodríguez-Ponga, ha recordado en la rueda de prensa previa a la inauguración oficial que la institución, de titularidad estatal, recibe del presupuesto público 64 de los 120 millones de euros que tiene consignados en sus presupuestos para este año. Y para ilustrar la diversidad reunida en los 87 centros distribuidos en 44 países de todo el mundo, Rodríguez-Ponga ha detallado que el centro de de Nueva York es el que tiene más ingresos, el de Nueva Delhi lidera el número de horas lectivas, el de Milán es el primero en expedición de diplomas oficiales y España es el país donde se realizan más exámenes, entre ellos, las pruebas necesarias para la obtención de la nacionalidad española, diseñadas por la institución dedicada a la promoción del español, un "puente vivo entre las dos orillas" del Atlántico, en palabras de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Los procedimientos vinculados a esos certificados oficiales, la importancia del turismo idiomático, la colaboración con los hispanistas, el papel de las lenguas cooficiales y las relaciones con las instituciones que tienen la labor de difundirlas, así como el "papel de certificadores del reencuentro de la diáspora" sefardí serán otros de los asuntos que los 80 directivos del Instituto Cervantes debatirán en Málaga hasta el jueves. La cita tiene a la Colección del Museo Ruso (donde hoy se ha celebrado la inauguración oficial) y al Centre Pompidou Málaga como sedes oficiales e incluye visitas al Museo Picasso Málaga, al Museo de Málaga (a primera hora de la mañana del miércoles, ya que cierra a las tres de la tarde) y a los Dólmenes de Antequera.

"Tened por seguro que nuestros directores regresarán como embajadores voluntarios" de Málaga, ha vaticinado Bonet. Y en una línea similar se ha manifestado el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, quien ha defendido que la reunión de directores del Instituto Cervantes "supone un reforzamiento de la proyección nacional e internacional de Málaga". En palabras del regidor, "los directores del Instituto Cervantes son auténticos creadores de opinión, forjadores de la Marca España y queríamos que conocieran la aportación de Málaga a esa Marca España".

Una oportunidad de proyección saludada también por el presidente de la Diputación Provincial, Elías Bendodo, quien ha reivindicado el liderazgo de la provincia en el sector del turismo idomático, ilustrado con los 30.000 estudiantes de todo el mundo pasaron por Málaga el año pasado para aprender español, y por los 23 centros acreditados por el Instituto Cervantes que atesora la provincia, cifra que representa la mitad de los centros homologados en Andalucía (donde hay 47, como ha detallado el delegado del Gobierno en la comunidad, Antonio Sanz) y el 15% del total nacional.

Asuntos que estarán sobre la mesa de los directivos del Instituto Cervantes reunidos estos días en Málaga. Un encuentro de "embajadores culturales" donde las sesiones de trabajo se irán intercalando con visitas a museos y enclaves patrimoniales. Al fin y al cabo, el propio ministro Dastis ha resumido la cita con la fórmula de la felicidad destilada en palabras del maestro Manuel Alcántara: "Que las obligaciones se vuelvan devociones y no haya entre ellas primacías".

Fotos

Vídeos