El guiño de 'La forma del agua' a 'Torrente, el brazo tonto de la ley'

Michael Shannon, en 'La Forma del Agua'/
Michael Shannon, en 'La Forma del Agua'

La cinta ganadora al mejor Oscar homenajea en una secuencia a la película dirigida por Santiago Segura en 1998

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

'La forma de agua', ganadora del Oscar a la mejor película en 2018, es una fábula poética, cargada de sensibilidad y referencias fílmicas, en la que Guillermo del Toro vuelve a poner el foco en los personajes diferentes o desfavorecidos (la muda Elisa Esposito, encarnada por Sally Hawkins; la taumatúrgica criatura anfibia a la que da vida Doug Jones). Pero también queda espacio para el contrapunto de los villanos y aquí aparece el implacable Richard Strickland (Michael Shannon), el verdadero monstruo de la película y una figura al que el propio director ve similitudes con otro personaje que no soportaría ni un segundo en la era de la ultracorreción política: el corrupto policía José Luis Torrente, «el brazo tonto de la ley», que estrenó Santiago Segura en 1998.

Así, que entre homenajes a obras como 'King Kong', 'La mujer y el monstruo' o 'La Bella y la Bestia' de Jean Cocteau, en la oscarizada cinta de 'La forma del agua' se cuela una escena que remite al casposo policía español y a la diferencia de pasar por el lavabo antes o después de miccionar. Las recomendaciones torrentianas recorren dos décadas y llegan hasta el guión de Guillermo del Toro. El malvado Strickland recuerda ante las limpiadoras Elisa Esposito y Zelda Fuller (Octavia Spencer) que «un hombre se lava las manos antes o después de atender sus necesidades». Él, como comprobamos, pertenece a la cofradía de los que lo hacen previamente, algo que casa a la perfección con la doctrina falocrática de Torrente.

Guillermo del Toro explicó en declaraciones recogidas por 'Clarín' que pidió permiso a Santiago Segura para incluir en 'La forma del agua' esta alusión. «Hablé con el amiguete, le dije que tenía un personaje muy 'torrentil' y que me encantaría usar el diálogo de lavarse las manos». Por supuesto, no hubo impedimento y el espíritu de Torrente llega ahora hasta el Oscar a la mejor película de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos