El Norte de Castilla

El último golpe de Stallone

vídeo

Sylvester Stallone y Michael B. Jordan en 'Creed. La leyenda de Rocky'. / Archivo

  • El veterano artista aspira al Oscar al mejor actor de reparto por su papel en 'Creed. La leyenda de Rocky'

Sylvester Stallone ha demostrado que en el cine el que quiere puede. De Rocky a Rambo, pasando por convertirse en productor, director y guionista de algunas de las películas que mejores resultados han conseguido en taquilla durante los últimos años. Y es que sus 69 primaveras aspira por tercera vez al Oscar por 'Creed. La leyenda de Rocky', película en la que retoma el personaje que le encumbró hace cuatro décadas.

Sylvester Gardenzio Stallone nació el 6 de julio de 1946 en Nueva York, hijo de una corista y un peluquero natural de Bari (Italia) que emigró a Estados Unidos. En el momento del parto tuvieron que utilizar fórceps, lo que provocó el corte de un nervio de la cara del bebé. Esto se tradujo en una parálisis facial que tanto ha caracterizado a Sylvester a la hora de hablar y de expresarse.

Quiso estudiar en la universidad, pero se decantó por el fútbol para pagarse la escuela de arte dramático. Esa necesidad económica le llevó a actuar en la película porno 'The Party at Kitty and Stud's'. Actuó como figurante en 'Bananas', de Woody Allen, la serie de televisión 'Kojak' y escribió algunos guiones. Y llegó el 24 de marzo de 1975. Ese día vio el combate de boxeo entre Muhammad Ali y Chuck Wepner. A la salida se encerró durante tres días para escribir un guión cinematográfico. La idea causó furor entre los productores, pero ellos no veían a Stallone como protagonista. Este puso como condición de grabar la película que él fuera la estrella. Así llegó 'Rocky' (1976), filme se llevó el Oscar a la mejor película y las nominaciones al mejor actor y al mejor guión.

De Rocky nacieron cinco secuelas más -a las que ahora se sumaría de alguna manera 'Creed'- que también resultaron en taquilla e hicieron ascender a Stallone en la lista de los actores más cotizados de Hollywood. Incluso, en 2010 fue nominado para entrar en salón de la fama del boxeo por su promoción a este deporte de contacto.

Tras varias incursiones en la comedia, la legendaria producción 'Evasión o victoria' y aprovechando su musculatura, en 1982 llegó 'Rambo: Acorralado', donde interpretaba al veterano de Vietnam John Rambo, un hombre que se defiende los abusos de un policía de pueblo. El éxito taquillero llevó a grabar hasta cuatro secuelas de Rambo. La última no con tanto tirón como las anteriores.

Sylvester Stallone forma parte de la elite de actores encapsulados en el cine de acción y así destacan títulos como 'Cobra' (1986), 'Yo, el halcón' (1987), 'Máximo riesgo' (1993), 'El especialista' (1994), 'Asesinos' (1995), 'Tango y Cash' (1989), 'Demolition Man' (1993), 'Pánico en el túnel' (1996) o 'Cop Land' (1997).

Dispuesto a dar guerra

En 2010, Stallone dedice reclutar a los 'top' del género en una superproducción bélica y así nace 'Los Mercenarios'. Dirigida por él mismo, cuenta con la participación de grandes del género como Jason Statham, Jet Li, Randy Couture, Dolph Lundgren, Mickey Rourke, Bruce Willis o Arnold Schwarzenegger. Hubo dos secuelas, la última en 2013, con idéntico éxito en la taquilla, que incorporaron al elenco a Jean-Claude Van Damme, Chuck Norris Harrison Ford, Mel Gibson y Antonio Banderas. 'Los Mercenarios' supusieron para Stallone el premio honorífico 'Jaeger-LeCoultre, Gloria al Cineasta' en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

Stallone se casó en tres ocasiones. La primera, en 1974 con la actriz Sasha Czack, en 1985 con la también actriz Brigitte Nielsen y por última vez con la modelo Jennifer Flavin, en 1997. Es padre de cinco hijos Sage y Seargeoh, de su matrimonio con Sasha, y Sophia, Sistine y Scarlet, de su matrimonio con Jennifer. Sage, que fue encontrado muerto en 2012, debutó en el cine junto a su padre encarnando al hijo del célebre boxeador en 'Rocky V' (1990).

Pero a punto de cumplir los 70, Sylvester Stallone sigue dispuesto a dar todavía mucha guerra en la pantalla, porque sus seguidores son legión.