El Norte de Castilla

'Tarde para la ira'

video

Raúl Arévalo, durante el rodaje de 'Tarde para la ira'.

  • Vigorosa primera película como director del actor Raúl Arévalo, con un brutal viaje sin retorno

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Vigorosa primera película como director del actor Raúl Arévalo, con un brutal viaje sin retorno, protagonizado por un duro expresidiario y un hombre vengativo, que unen sus destinos de la forma más violenta que quepa imaginar. Un filme de aristas afiladas, poseedor de un tronco vertebrado por el penetrante soplo del cine negro, seguro cobijo para los numerosos amantes del género. Tengamos en cuenta que los protagonistas de "Tarde para la ira" escupen nihilismo por los cuatro costados, enmarcados en ambientes castizos, fácilmente reconocibles en nuestro entorno vital.

Son personas corrientes y molientes, metidas de hoz y coz en situaciones límite, en las que chapotean José, interpretado con garra por Antonio de la Torre, un ser humano que conserva frescas sus heridas, escoltado por Curro, al que da vida Luis Callejo, que impone con fuerza su personalidad, su ambigüedad, su agresividad, sin pretensiones ni coartadas. A su lado, Ruth Díaz, premiada en el Festival de Venecia, demuestra ser uno de los más intensos temperamentos dramáticos del actual cine español. Por otra parte, la escenografía se vuelve seca e hiriente, con la cámara pegada al cogote de los actores.

Porque con 'Tarde para la ira' estamos ante una cita con la barbarie, en la que interviene toda una retahíla de personajes que van surgiendo de la narración, repleta de imágenes tensas que buscan un eco inmediato en la sensibilidad del espectador. Como si el director dijera, sí, contempla tan tranquilo estas imágenes, pero recuerda, esto es posible. Y si no tienes buen cuidado con tus reacciones, con tu audacia destructiva y con tu rechazo a los más elementales principios de amor y respeto, si ignoras la enseñanza terrible de una historia de guerras y catástrofes, todo esto que cuento es más que probable. Lo cual da pie a un inclemente descenso a los infiernos, con sabor a cazalla destilada en frío.