La potencia económica del español

Desde la izquierda, José Ramón González, José Miguel Sánchez Llorente y Santos Rodríguez / Ramón Gómez

Los responsables de la Universidad de Salamanca, de Valladolid y la de Washington en León coinciden en la importancia del mercado estadounidense

Arturo Posada
ARTURO POSADA

En la segunda parte de la jornada desarrollada en Peñafiel sobre el Futuro en Español los responsables de la Universidad de Salamanca, de Valladolid y la de Washington en León han coincidido en la importancia del mercado estadounidense y su volubilidad. José Miguel Sánchez Llorente, director de cursos internacionales en la Universidad de Salamanca, ha apostado por la necesidad de «ser innovadores» para evitar que decrezca el número de estudiantes extranjeros que vienen a España. «Hemos de saber adaptarnos a nuestros alumnos. Si no, acabarán en Costa Rica o Panamá».

«En Salamanca recibimos 7.500 estudiantes cada año, 10.000 ‘on-line’. Entre ellos figuran algunos jugadores de fútbol de Primera y Segunda que son los peores con mucha diferencia», ha agregado.

Sánchez Llorente también se ha referido a la «amenaza Trump», aunque ha apuntado que existen mensajes diferentes dentro de Estados Unidos, un amplio país con muchas realidades sociales según la zona. «Una teoría sobre Estados Unidos puede ser cierta, pero es arriesgada. Hay desafecto por el español porque es una lengua de clase baja. Sin embargo, crece en los medios, en la televisión, aunque no en las redes, donde decrece».

Entre los cursos de español demandados por los estudiantes extranjeros, aparecen los relacionados con la mística, el vino, el turismo, los destinados a ingenieros o policías, según ha apuntado Sánchez Llorente.

Noticias relacionadas

Amor por León

Santos Rodríguez, responsable de la Universidad de Washington en España, ha expuesto la experiencia del campus de León, después de la iniciativa puesta en marcha en 2006 entre la institución académica de la ciudad española y la del estado de la Costa Oeste de Estados Unidos. «Desde 2010 hasta 2017, han pasado 800 estudiantes por León. Para una ciudad de 130.000 habitantes ha cumplido todos sus objetivos».

Rodríguez ha señalado que la Universidad de Washington busca «una inmersión e integración en León» y que los estudiantes estadounidenses «se enamoran de la ciudad en una semana», al tiempo que se adaptan rápidamente a las costumbres y usos sociales en España.

El responsable de la Universidad de Washington considera que no existe una «amenaza Trump» para el castellano. «Siempre digo a mis estudiantes una frase: ‘Si hablas español,el mundo no es tan grande’».

Lugar estratégico

José Ramón González, vicerrector de la Universidad de Valladolid, ha subrayado que «el español es un negocio boyante, con futuro, pero en situación de cambio y que depende de coyunturas externas muy variables». Por eso, ha apostado por buscar el «nicho de negocio», con cursos específicos que se adapten a las demandas de los alumnos. «Si en el futuro México se convierte en la potencia número uno en la enseñanza de español en el mundo, bienvenido sea. Lucharemos por nuestro espacio, pero el recurso es compartido por todos, por toda la comunidad de países hispanohablantes. Todos luchamos por lo mismo».

Para González, una de las grandes ventajas de España pasa por su situación geográfica. «Está en Europa, pero también conectada con África y es el puente a Latinoamérica».

Las IV Jornadas Futuro en Español han sido clausuradas por Víctor Alonso, vicepresidente de la Diputación de Valladolid, quien ha recordado en Peñafiel que «el español, junto con el vino es uno de los escaparates que tiene la provincia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos