La Junta revisará los 2.294 Bienes de Interés Cultural de Castilla y León

Relieve de la fachada de la Universidad de Salamanca al que se le adosó un sensor (amarillo, sobre la cabeza de la segunda figura) para medir parámetros con vistas a su restauración.
Relieve de la fachada de la Universidad de Salamanca al que se le adosó un sensor (amarillo, sobre la cabeza de la segunda figura) para medir parámetros con vistas a su restauración. / Archivo Santa María la Real

Aplicará un plan para diagnosticar y documentar el estado de edificios históricos y piezas protegidas como BIC

JESÚS BOMBÍNVALLADOLID

Chequear los monumentos antes de que sufran deterioros para así evitar su restauración y aportar una mayor sistematización de los procedimientos para documentar y diagnosticar el estado de los 2.294 Bienes de Interés Cultural declarados en las nueve provincias de la región, de ellos 2.287 muebles e inmuebles y siete inmateriales. Ese será el principal efecto del Plan de Inspección de los Bienes de Interés Cultural de Castilla y León, aprobado recientemente y que tendrá una vigencia de tres años.

En este período se desarrollarán actuaciones para la conservación preventiva de los BIC, se planificarán intervenciones de mantenimiento y gestión y se promoverá su accesibilidad. «Se trata de intensificar la tarea que ya se venía haciendo con las directrices del Plan Pahis, lo que sucede es que ahora hemos dado un paso más en la organización de los procesos de protección, incorporando fichas de diagnóstico que recogerán gran cantidad de documentación útil sobre los bienes muebles e inmuebles para conocer su estado en un momento determinado», explica Enrique Sáiz, director de Patrimonio de la Junta de Castilla y León. En las nueve provincias de la región más del 60% de los Bienes de Interés Cultural son propiedad de diócesis y comunidades religiosas.

El plan consta de cuatro líneas de actuación: documentación y diagnóstico, mantenimiento, conservación preventiva y accesibilidad. Entre las acciones que se contemplan figura la redacción de un centenar de fichas de diagnóstico de BIC al año, la actualización de la documentación gráfica de otros cien bienes y la revisión de los informes en las obras en las que haya intervenido la Consejería de Cultura y Turismo. «Hay iglesias cuya cubierta se restauró en los años ochenta y de nuevo presentan problemas por una falta de mantenimiento adecuado, debido a que no se ha seguido el protocolo de prevención para su conservación; eso es lo que hay que evitar», arguye Sáiz.

Destaca también que con el Plan de Inspección «se da un paso más, estructurando muchos de los procesos que ya estábamos llevando a cabo, de modo que podamos disponer de indicadores a la hora de intervenir en un bien». En el documento se reseña que la evolución del concepto de patrimonio cultural se ha transformado especialmente en los dos últimos decenios, «ampliándose la tipología de bienes que lo conforman y, sobre todo, mejorándose su percepción y valoración por la sociedad. Así, los BIC se entienden actualmente de forma más amplia, ya que ostentan de manera simultánea valores materiales e inmateriales».

La ejecución del Plan de Inspección le corresponde a la Dirección General de Patrimonio Cultural, que elaborará una memoria con las actuaciones realizadas cuantificando los resultados obtenidos. También se crearán manuales prácticos de mantenimiento y conservación de Bienes de Interés Cultural en las intervenciones promovidas por la Consejería de Cultura y Turismo y se entregarán a sus propietarios y gestores.

En materia de conservación preventiva se considera una prioridad diseñar un programa de seguridad en el que se coordinen los titulares del bien, instituciones, gestores y entidades como diócesis, organizaciones locales, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, funcionarios de la Administración y voluntarios de Protección Civil.

«La inspección técnica sistemática y la información generada por las actuaciones preventivas permitirán obtener datos de la evolución del estado de la conservación de los bienes, a la vez que pueden constituir la base sobre la que diseñar futuros modelos de intervención», se aduce en el plan. También se hará un seguimiento, diagnóstico y difusión del grado de accesibilidad integral de una treintena de bienes al año, unos datos que se actualizarán en el sitio web ‘Monumentos para todos’.

Fotos

Vídeos