Sergio Dalma arrasa en Valladolid

Cientos de seguidores han hecho cola para que el artista les firme su nuevo álbum, 'Vía Dalma III'

Una mujer se fotografía junto a Sergio Dalma / Rodrigo Jiménez
SAMANTHA GONZÁLEZVALLADOLID

Desde Palencia, León e incluso Málaga. Los fans de Sergio Dalma son capaces de recorrerse la península solo por conseguir una firma del artista. Cientos de personas se han acercado hoy hasta El Corte Inglés del Paseo de Zorrilla de Valladolid para ver de cerca al cantante barcelonés.

Fotos

A las 18:30 horas era recibido entre aplausos por un público, mayoritarimente femenino,entre los 30 y los 50 años, que aseguraban haber «crecido con él». «Yo conocí a mi marido con 'Bailar Pegados'», contaba Begoña Pérez mientras esperaba su turno. «Le sigo desde que empezó, yo era pequeña. Todos los años voy a sus firmas de discos y sus conciertos», explicaba Laura González. Y es que las letras de Dalma llegan de tal manera al corazón de sus fans que algunas, incluso, deciden ponerle su nombre al hijo que esperan. Es el caso de Manoli Blanco. «Estoy embarazada y voy a ponerle Sergio por él, porque es un artista que lo tiene todo, me encanta». Por estas y otras muchas razones, algunas de sus seguidoras llevaban esperándole más de cinco horas en una cola, que no paraba de crecer mientras Dalma ya firmaba su disco 'Vía Dalma III'.

Pero los más jóvenes también tenían representación entre sus fans. Esther Pérez es una de ellas. A sus 13 años no ha querido perderse la firma del álbum que cierra una trilogía de homenaje a las grandes baladas italianas y que el barcelonés interpreta en español. «Lo empecé a escuchar en la radio cuando era pequeña y me encanta. Es único», explicaba la joven que llevaba de la mano fotografías de ella cuando era más pequeña junto al artista. No era la única. Con tan solo 9 años (los cumplía hoy), Hugo Martínez, ha querido celebrar su cumpleaños de la mejor manera posible, viendo a su cantante favorito. «Me encantan sus canciones y de regalo de cumple quería verle», explicaba con ilusión, a punto de que llegase su turno.

Los nervios y las sonrisas inundaban el ambiente. «No voy a saber qué decirle. Estoy muy nerviosa», decía Carmen Gañán antes de pasar a saludar al artista. Pero llegaba el momento y los nervios desaparecían. Sergio recibía a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja que se contagiaba con facilidad, les firmaba el álbum, les daba dos besos y se hacían la foto de rigor para que cuando todos ellos lo cuenten, nadie dude que hoy han estado con su artista favorito.

Fotos

Vídeos