Rulo y la Contrabanda sirve nuevo concierto detrás de la barra de un bar

Raúl Gutiérrez, cantante de Rulo y la Contrabanda. /José Girl
Raúl Gutiérrez, cantante de Rulo y la Contrabanda. / José Girl

El cantante cántabro lleva su gira acústica ‘Objetos Perdidos’ el sábado día 10 al Auditorio de la Feria de Muestras de Valladolid

El Norte
EL NORTEValladolid

Tras la gira de su último disco ‘El Doble de tu mitad’ con la que logró agotar el aforo del Lava en 2016, Rulo vuelve a Valladolid con la gira ‘Objetos Perdidos’. Será este sábado, día 10 de febrero (21:30 horas), en el Auditorio de la Feria de Muestras de Valladolid. El que fuera miembro de La Fuga escoge el título de una de sus últimas canciones para presentar su segunda gira de carácter ‘unplugged’. En esta nueva serie de actuaciones, Rulo aumenta la paleta de instrumentos acústicos e invierte en un atrezzo que simboliza el mundo creativo de sus canciones. El concierto se encuadra en la edición 24 del festival más largo del mundo, el Valladolindie.

Segunda gira acústica. ¿Por qué le estimula volver a este formato?

–No me gusta caer en la rutina. Creo que después de hacer 60 conciertos en eléctrico viene bien ofrecer después una gira diferente. La primera gira acústica la hice con La Fuga y la verdad es que me encantó. Los acústicos son como la Cara B del rock y a mí eso me mola. Lo más fácil sería estar siempre haciendo lo mismo pero me considero un comunicador además de un músico. Me metí en la música para no tener dos días iguales.

¿Qué podrá ver su público en esta gira que no pueda ver en sus actuaciones habituales?

–La gente va a flipar y, además, va a entender el concepto a la primera. De entrada, el escenario es un bar… una barra de unos seis metros. En España tenemos una cultura de bar, para nosotros un bar es un punto de encuentro. La gira se llama ‘Objetos Perdidos’ porque además nosotros somos unos perdidos que se encuentran en un bar. De ese concepto suceden después un montón de cosas.

Es decir, ¿además de música hay escenografía?

–Sí, claro. Nuestra encargada de escenografía, Silvia, hace decorados de series de TV y de cine, y ha hecho un trabajo precioso con todo lo que tengo en la cabeza. Hay bastante curro escénico, y a nivel musical la gente también va a flipar con lo que llevamos. Hay mandolinas, guitarras de doce cuerdas, es una gira acústica de las cuidadas y especiales.

¿Le impone el silencio de los teatros antes de comenzar la canción?

–Cualquier concierto siempre impone antes de comenzar a tocar. Me gusta que haya dinámica en todos los conciertos, pero en los teatros estas dinámicas son extremas. Quiero decir que de dos canciones que suenan a rock pasamos a dos que suenan a folk americano y luego hacemos un ‘break’ en el que intentamos reírnos hasta de nosotros mismos.

Su último disco ‘El Doble de tu mitad’ lo lanzó después de tres años de silencio. ¿Piensa también retirarse una temporada antes de lanzar un próximo disco?

–Con esta gira de teatros tenemos este año un total de 42 conciertos y es posible que lleguemos a las 60 actuaciones. Estamos todo el puto día currando y si quieres ponerte a componer tienes que parar. Nada de teléfono ni de distracciones. No tengo ni idea de cuando volveré con disco nuevo, pero lo importante no es cuándo vuelves sino con lo que vuelves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos