El Proyecto Ibérico Orquestal finaliza con dos actuaciones en Valladolid y Segovia

Ensayo en el Auditorio Miguel Delibes de la OSCyL con las jóvenes orquestas. / A. MIngueza

El director Antoni Ros-Marbà asegura que «el panorama musical en España va 'in crescendo' con nuevas generaciones preparadas y una pedagogía que ha mejorado mucho»

Clara Rodríguez Miguélez
CLARA RODRÍGUEZ MIGUÉLEZValladolid

‘Proyecto Ibérico Orquestal’, la iniciativa diseñada por la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL), se despide con dos conciertos el 20 de julio: el primero en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid- a las 11 horas- y el segundo en los Jardines de Zuloaga de Segovia, a las 22:30.

Como si para suplir fuera la falta de una formación joven propia, la OSCyL ha sido la promotora, del 12 al 20 de julio, de unas jornadas formativas y artísticas, así como de emprendimiento. El encuentro ha fusionado la música de la entidad con el talento de jóvenes promesas, de entre 15 y 26 años, pertenecientes a orquestas de toda España, Andorra y Portugal.

Fotos

Después de ensayar y asistir a seminarios y charlas en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, los 26 jóvenes participantes tocarán en ambos conciertos «arropados» por una buena parte de la OSCyL, como explica el director Antoni Ros-Marbà, que llevará la batuta en el concierto segoviano, broche final, asimismo, de la gira ‘Plazas sinfónicas’. En activo y volcado en la composición, el maestro muestra su admiración por la evolución de estos músicos que en su mayoría son «muy jovencitos, casi adolescentes». Aunque sostiene que en la música siempre se puede mejorar, destaca la situación actual. «El panorama musical nacional va ‘in crescendo’», apunta el Premio Nacional de Música. «Las nuevas generaciones están muy preparadas y suben en nivel y calidad», halaga el que fuera también, entre otras muchas cosas, director de la Orquesta Nacional de España. «La pedagogía en este país también ha mejorado mucho», remata, «hasta ponerse prácticamente a nivel europeo».

El repertorio interpretado en el centro hospitalario vallisoletano lo ha dirigido la violinista de la OSCyL Elizabeth Moore, con un breve repertorio de algo más de media hora que ha incluido sonidos de Mozart, Neruda y Holst. Tras ello, tres dúos de entre los músicos participantes han llevado su actuación a distintos espacios dentro de Río Hortega.

Primeras experiencias profesionales

Guillermo Domínguez, de la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (JORCAM) resume por su parte la experiencia, satisfecho: «Me siento parte de todo esto, ha sido muy enriquecedor tocar en conjunto con la OSCyL». Bruna Cornudella, de la Joven Orquesta Nacional de Cámara de Andorra (ONCA) se posiciona como la integrante más joven. Solo tiene 15 años. «Llevo solo un año en la ONCA y ha sido una experiencia muy bonita». La joven explica cómo las charlas han sido muy útiles en cuanto a mostrarles salidas profesionales en las que hacer valer sus instrumentos. La violista Esther Gallego (JORCAM) coincide con ella. «Tener en el atril de al lado a profesionales es muy distinto a la orquesta joven».

Y es que, para muchos de ellos, este es su primer contacto con el ámbito profesional y podría iniciar sus coqueteos con el exigente y esforzado mundo de la música, que ya han conocido a lo largo de su formación previa. Entre las agrupaciones juveniles participantes se citan la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid (JORCAM), la Joven Orquesta de Extremadura (OEX), la Jove Orquestra Nacional de Cambra d'Andorra (ONCA), la Jove Orquestra Nacional de Catalunya, Euskadiko Ikasleen Orkestra, la Jovem Orquestra Portuguesa -Orquestra de Câmara Portuguesa (JOP) y las Juventudes Musicales de Castilla y León.

Está previsto que, junto al pianista Javier Perianes, los músicos de la OSCyL y las agrupaciones juveniles interpreten en los Jardines de Zuloaga a Beethoven y Saint-Saëns. «Este proyecto paga el esfuerzo con muy buena moneda», concluye Ros-Marbà, que sonríe orgulloso.

Fotos

Vídeos