Ópera y tango llegan de la mano del tenor Fabio Armiliato a 'Las Noches en San Benito'

El tenor Fabio Armiliato, en un concierto en Parma. / El Norte

El espectáculo 'CanTango' cuenta con la participación de los pianistas Fabrizio Mocata y Óscar Lobete, e incluye las colaboraciones de Juan Carmona y la cantaora Almaría

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

No hay género hoy día que no sea susceptible de formar parte del terreno de la fusión. Y el espectáculo que esta noche llega a las Noches en San Benito, ‘CanTango’, es un buen ejemplo de que no hay imposibles en la música. Si algún purista pensaba que la ópera no puede maridar con otros ritmos, estaba equivocado. El tenor italiano Fabio Armiliato acerca este sábado día 8 de julio a Valladolid (22:00 horas en el Patio de San Benito) el trabajo de cuatro años de laboratorio en el que ópera y tango han ido adaptando sus virtudes para deleite del espectador. «Carlos Gardel, que es el inventor del tango, fue amigo de muchísimos cantantes de ópera, desde Federico Caruso a Toscanini, entre otros. Hace cuatro años empecé a profundizar en esta fusión y el resultado es un espectáculo que se entiende como un viaje en el tiempo que arranca cuando el Teatro Colón era el centro de la música del mundo», explica el tenor italiano, responsable de los arreglos y protagonista de un cartel en el que estará acompañado por los pianistas Fabrizio Mocata y Óscar Lobete.

‘CanTango’ se entiende como un espectáculo que se entrega al público como un contenedor virtual para repasar los acontecimientos históricos que han tenido lugar en el mundo de la cultura. Una fusión que incluye temas de Puccini, Schipa y Gardel, y que ha sido recibida con buenos ojos en escenarios de medio mundo, incluido en Buenos Aires. «Sé que hay gente que quizás no lo entienda, pero lo hago con todo el respeto porque es mi forma de hacer las cosas. La unión entre culturas es algo positivo para todos. El cantante de ópera puede aportar algo bueno al tango, y de paso beneficiar a la propia ópera acercándosela al gran público», se defiende Armiliato, «la idea de acercar los géneros es muy importante para comprender que la ópera es la mamá de todo lo demás pero tiene como siempre una verdad en la que tenemos que profundizar porque está muy cerca del alma».

Armiliato saluda a Woody Allen en una escena de 'A Roma con amor'. / El Norte

El tenor italiano (Génova, 1956) recibió en 1984 su primer papel de protagonista, y desde entonces ha desarrollado una carrera en la que ha demostrado su versatilidad, llegando a intervenir en la película de Woody Allen ‘A Roma con amor’ junto a Penélope Cruz, Roberto Benigni y Alec Baldwin. «Cuando recibí la propuesta pensé que sería una buena oportunidad para que la gente hablase de ópera», señala entre risas al recordar el aria que canta en la película bajo la ducha.

Enamorado desde muy pequeño de las voces de Beniamino Gigli, Mario de Mario del Mónaco o Franco Corelli, su maestro de canto, Fabio Armiliato ya estuvo en febrero del año pasado en el Teatro Calderón con ‘Otello’ y ahora vuelve con un espectáculo completamente distinto en el que compartirá escenario con dos pianos. En San Benito contará con las colaboraciones de Juan Carmona y la cantaora Almaría. Este mismo concierto lo hará en próximas fechas en Italia, aunque acompañado de orquesta, tanto en Génova como en el Sarzana Opera Festival.

Fotos

Vídeos