«Las musas de amaneceres son distintas a las de bares»

Andrés Suárez/EL NORTE
Andrés Suárez / EL NORTE
Andrés Suárez. Cantante

El músico gallego actuará este viernes en el Teatro Carrión, donde presentará ‘Desde una ventana’, su último álbum

ROBERTO TERNE

Agotado de la temática del desamor de sus primeros discos, Andrés Suárez confiesa estar viviendo una época de luminosidad tanto lírica como musical. El amor desde un punto de vista positivo embarca en su último trabajo titulado ‘Desde una ventana’. Sin duda alguna, un título que sugiere la apertura de Andrés a un mundo exterior repleto de estímulos sentimentales y también musicales. Este viernes su gira llegará al teatro Carrión de Valladolid no sin pasar antes por la redacción de El Norte ya que hoy realizará un videochat a las 12.00.

¿Su música se ha vuelto más positiva debido a algún cambio personal en concreto?

–Yo creo que ha sido más bien simplemente a que ya iba siendo hora… Me apetecía mucho dar este cambio. Quizás se ha debido a que he escrito las canciones en horario diurno más que en nocturno. Las musas de amaneceres y de montaña son diferentes a las de bares y nocturnidad. También he escrito bastante mientras viajaba… la geografía y los viajes producen una escritura bastante más positiva también, claro.

¿El título tiene algo que ver con esta nueva iluminación interior?

–Absolutamente. Tenía ganas de salir del retrato de mis antiguas experiencias personales… No quería que mi exnovia acabara pidiéndome derechos de autor (risas) Y en todo esto también ha tenido que ver que es un disco en el que estoy rodeado de amigos y de invitados.

Hablaba de colaboraciones… Y entre otras nos podemos encontrar la guitarra de Antonio García de Diego y a la propia Rozalén. ¿Cómo logró su compañía en este disco?

–Pues mira… Hasta en las colaboraciones este disco es un acierto. De Rozalén qué te voy a contar… y de Antonio García de Diego me hace especial ilusión… un guitarra que ha grabado clásicos de nuestra música con Miguel Ríos, Sabina, Víctor Manuel y Ana Belén. Un honor…

Su productor Adrian Schinoff ha llegado a decir que en este disco ha sacado lo mejor de usted. ¿Está de acuerdo?

–Por supuesto que sí. Y creo que ha sido por vínculo personal… Mi banda es mi familia. Llevo más de diez años trabajando con ella. Hemos reído, hemos llorado… y Adrian ha captado eso en la grabación. Además ha sabido dirigir mi voz, ha elegido el horario en el que yo canto mejor así como el ambiente para ello incluyendo si tengo que cantar o no con auriculares o si tengo que hacerlo con la luz encendida o apagada, por ejemplo.

Usted ya ha llenado el WIZink Center y dentro de poco lo hará su compañero Marwan. ¿La canción de autor volvió en los 90 para quedarse?

–Era inevitable… La canción de autor realmente nunca pasó de moda. Sobre todo porque este género es la palabra en sí… y eso es imposible que desaparezca. El autor representa la palabra del pueblo y eso es algo que estará presente en la música siempre. En los 90 ocurrió que la gente volvió a los bares a ver resurgir esa palabra. Y es lógico que permanezca.

¿Nos puede adelantar algo de su concierto del viernes en el Carrión?

–Pues mira… (risas) hay dos sectores de mi público divididos entre los que me quieren en acústico y los que me quieren con banda. Por tanto, en esta gira he unido ambos formatos. Hay piano y voz pero también hay momentos de puro rock. Espero que queden todos contentos.

Temas

Cultura

Fotos

Vídeos