Impresionismo musical para Zorrilla

El painista Miguel Ituarte y la soprano Cecilia Lavilla Berganza.

Miguel Ituarte y Cecilia Lavilla Berganza interpretan a Fauré, Debussy y Berlioz en el Jarín romántico del poeta vallisoletano

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

De Inglaterra a Francia, el viaje musical por ‘El mundo de Zorrilla’ que propone su Casa los viernes de agosto hace el tránsito inverso al real. Si el poeta huyó de París y su señora hacia Londres, Miguel Ituarte y Cecilia Lavilla Berganza le devuelven a la ciudad de la luz y del impresionismo, que compositores como Debussy trasladaron a la música.El recital recorrerá canciones de Fauré, Berlioz y el citado Debussy.

Zorrilla asistió en Londres a las tertulias literarias del relojero leonés José Rodríguez de Losada. No se tiene constancia de que formara parte de la Mallarmé –los martes, en la calle Roma– donde confluyeron Verlaine, Baudelaire, Claudel, foráneos como Yeats o Rilke cuando visitaban París, y pintores como Degas o Monet. Quien también estaba era Debussy, de la mano de su amigo el escritor Pierre Louÿs. Por contagio artístico, el músico pasó a ostentar el título, del que renegaba, de «creador del impresionismo musical». Además de renegar de los géneros establecidos –ni la sinfonía, ni el poema sinfónico de Berlioz, ni la suite sinfónica le satisfacían–, sumó a sus peculiaridades la de ser un maestro de las atmósferas, dibujar con el sonido el paisaje que es evidente a los ojos, y la de componer sorprendentes melodías para los versos de sus amigos poetas.

De él son las ‘Noches de verano’ que llenarán la segunda parte del programa que Ituarte y Lavilla Berganza interpretarán en la Casa de Zorrilla. «Las canciones tienen letra de poetas tan conocidos como Víctor Hugo o Theophile Gautier. Incluso hemos elegido un poema musicado por Fauré y por Debussy para que se vea la diferencia», explica la soprano que estudió y vivió en Francia por lo que «además de que la lengua me gusta, la siento muy próxima, natural. La unión de música y literatura es muy especial en el romanticismo galo». Bailarina y actriz, reconoce que cantar poesía obliga a «interpretar doblemente, porque debes poner en la voz todo lo que en otros escenarios se subraya con la gestualidad».

Poesía, música y patrimonio

Junto a ella, Miguel Ituarte, que ha frecuentado los escenarios vallisoletanos como pianista de cámara. En este caso se pone al servicio de la voz de Cecilia. «Para todos los músicos la voz es el instrumentos e referencia, sobre todo para los vientos. En el caso del piano, aporta al recital estética. Debussy es un renovador y prueba en las canciones las innovaciones de su música con el piano. En algunos casos, como en las ‘Noches de verano’, he ido a la versión orquestada por Berlioz para adaptarme mejor. Es una música excelente subrayada por la calidez del texto y la maestría con la que escriben para voz». Cecilia celebra que haya ciclos para hacer programas así. «En España nos falta crear un público para la música de cámara. Cuando se programa el público responde, esa es nuestra gran alegría. Sumar poesía, música y patrimonio es una gozada».

Viernes 11 de agosto, Casa de Zorrilla, 21:30h. 10 euros.

Fotos

Vídeos