Un documental recorrerá la historia del rock en Valladolid

El colaborador musical de El Norte, Roberto Terne, ofrece su testimonio a Miguel Saeta (derecha) en la Hemeroteca de El Nort.
El colaborador musical de El Norte, Roberto Terne, ofrece su testimonio a Miguel Saeta (derecha) en la Hemeroteca de El Nort. / Ramón Gómez

El músico y realizador Miguel Saeta elabora un filme sobre el pasado más reciente y la evolución musical de grupos y conciertos locales

ROBERTO TERNEVALLADOLID

El especial de Siouxsie en el Landó, aquel concierto de Los Ramones en el Huerta del Rey, las pintadas de Los Buitres del Pisuerga, el primer concierto de Los Planetas en Mambo, los Iron Maiden en Laguna de Duero, las pinchadas electrónicas del Camarote, el primer Número 1 de Celtas Cortos… Está claro que el rock de Valladolid tiene su historia. De ella se ha escrito, hablado e incluso cantado. Sin embargo, aún no había nadie que se hubiera lanzado a la idea de inmortalizar recuerdos en un soporte audiovisual. Pues bien, el vídeo de la historia del rock de Valladolid está a punto de caramelo. Se llama ‘Generaciones en un escenario’ y su estreno se prevé para la primera mitad del próximo año.

Miguel Saeta de la Torre es el responsable de este proyecto que le está ocupando gran parte de su tiempo durante estos últimos meses. Bajista del grupo Cañoneros y, anteriormente, socio del desaparecido canal de TV digital Arcuva, Miguel está estos meses entrevistando a un respetable número de testigos directos de la historia del rock de Valladolid. Historia, eso sí, surgida desde principios de los 80 hasta nuestros días. O lo que es lo mismo, desde el after-punk hasta las últimas tendencias. El paso por Valladolid del flower-power, la canción protesta e incluso el beat aún están por inmortalizar.

‘Generaciones en un escenario’ tratará de mostrar la historia y la evolución de la música local en Valladolid desde los años 80 hasta la actualidad, así como «todo el ecosistema que rodea a una banda» y las diferencias entre una etapa y otra, para lo que su director, Miguel Saeta, ha contado con la participación de un gran número de grupos representativos, figuras hosteleras, fotógrafos y periodistas, entre otros, que se implican desde hace años en este ámbito cultural de la ciudad y que contarán su relato en esta gran historia de la música vallisoletana.

Un número de 50 personas (la mayoría de ellos músicos, periodistas, técnicos y promotores) forman el colectivo que Miguel Saeta tiene previsto entrevistar para después ordenar cronológicamente el contenido de esta primera historia en vídeo de nuestro rock local. Los músicos Jorge ‘Bumper’, ‘Ufo’ y Luix Disidente, así como el programador, hostelero y anteriormente periodista musical José María Moreno de la Viuda son las primeras caras ‘ilustres’ que ya han pasado por la retina de ‘Generaciones en un escenario’. Por delante queda un grueso de trabajo al que Miguel Saeta se somete ahora que finaliza la gira de verano de Cañoneros.

«¡Aquí hay una historia que aún no se ha contado en vídeo!», recalca Miguel Saeta cuando se le pregunta por la idea de este proyecto. «Además –añade– tenía interés por el clima cultural de los años 80. Y vi que había documentales sobre la movida de Barcelona, de Madrid o de Vigo… Sin embargo, nada sobre Valladolid». ¿Que por qué ahora y no antes? La respuesta de Miguel es de manual: «Ahora se han dado a la vez los condicionantes necesarios: Tiempo, dinero y ganas».

La sensación que Miguel Saeta está experimentando mientras está estos meses grabando entrevistas no es otra que la de viajar en el tiempo. «Así es como me siento en estos momentos», explica el realizador. Y en esta dislocación temporal, Saeta descubre varias cosas. Por ejemplo, que las noches han cambiado más que la música. «Según los entrevistados –dice Miguel– en los años 80 y 90 un martes o un miércoles se organizaba una simple audición de Iggy Pop y se ‘petaba’ el local. Ahora es evidente que ya no es así. La gente no quedaba, se veía. Parecían ser tiempos muy de calle».

Uno de los grandes problemas detectado por el músico vallisoletano en la escena musical actual es la prohibición de tocar en los bares y reclama una sala municipal para conciertos, «porque estamos viviendo en la inmundicia musical». En especial, Saeta menciona la normativa del Ayuntamiento de 2006, aprobada por la anterior corporación, «que mutiló la música –y la cultura, en general–, durante mucho tiempo». Si bien ahora detecta un cambio en el actual equipo de Gobierno, que se muestra «más receptivo» hacia los planteamientos del colectivo musical local.

Primeras bandas

Nacido en 1977, Miguel Saeta pasó a la parte activa del rock pucelano a principios de los 90 con grupos como The Hustlers o Shiver. No es ‘milenial’ por poco. Él pertenece a los finales de los 90, la época previa a las redes sociales. «Pertenezco a la primera generación que se encontró de frente la explosión de internet» señala Miguel. «Mi generación (que también se plasma en este documental) vio cómo de repente podía interactuar con todos los músicos a tiempo real… saber quién necesitaba un bajista, qué tal había estado el concierto de anoche, quién necesitaba un local… Fue toda una revolución».

Desde luego, la retina de todo director de documentales se extiende inevitablemente en sus trabajos. Miguel Saeta confiesa tener sus debilidades respecto a la obra del rock de Valladolid. «Siento simpatía por los Disidentes, ya que fue el primer grupo de punk de Valladolid… Me sorprende el nivel de Rosas en Blanco y Negro y que se hiciera algo así en la ciudad en aquellos años. El Final también me flipan… es una pena que no hay mucho material de ellos. Y de mi época me gustan Opposite Way o 6eiskafés… Actualmente me sorprenden mucho Bless».

La historia del rock de Miguel Saeta también tiene sus conciertos favoritos. El director se lamenta de «no ver a Los Ramones en 1992 porque tenía 12 años». Sin embargo guarda como concierto favorito aquel homenaje en 2004 a Johnny Ramone organizado precisamente por él. «Actuamos siete grupos en el Subterfugio. La sala estaba a reventar y hubo una camaradería impresionante. Inolvidable».

Cargado con su cámara, sus trípodes y sus lámparas de vídeo, Miguel Saeta reconoce que «de momento solo he pedido consejos y tiempo a bastantes personas. Me lo estoy pagando y currando yo todo. Pero, lógicamente, necesitaré presupuesto para distribuir el trabajo. Aún no he pedido ayuda, pero la pediré». Convencimiento, desde luego, no le falta para suscitar el interés de posibles colaboradores: «Creo en el proyecto, es el documental de la vida de muchos vallisoletanos y de muchos aficionados a la música. Y es un documental pionero».

Aunque aún es pronto para hablar de estrenos, el realizador vallisoletano tiene claro que «primero se hará preestreno y luego se proyectará en algún cine de la ciudad. El soporte posterior será seguramente en DVD y puede que dé para una edición especial». Mientras llega el momento, silencio porque se está rodando ‘Generaciones en un escenario’, la historia del rock pucelano. Parafraseando a Celtas Cortos: «Nos vemos en los bares»… y ahora en el cine.

Fotos

Vídeos