«Ser director de orquesta no dista mucho del trabajo de mis padres»

Carlo Ponti Jr., en el podio del Miguel Delibes.
Carlo Ponti Jr., en el podio del Miguel Delibes. / Henar Sastre

Carlo Ponti Jr. dirige a la OSCyL este sábado con un programa de bandas sonoras

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑO

Es el único de su familia que no trabaja en el cine y por «irónico» que parezca, dice él, será la primera vez que haga un programa sinfónico exclusivamente de bandas sonoras de películas. Será el sábado, en el auditorio Miguel Delibes, al frente de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, cuando Carlo Ponti Jr. ponga su batuta al servicio de la música de cine. Un año más la OSCyL dedica su concierto extraordinario de ferias a este repertorio tan atractivo para nuevos públicos.

Hijo de la actriz Sofía Loren y del productor Carlo Ponti, hermano del dos productores –Alessandro y Guendalina (‘La gran belleza’)– y del director, Edoardo, el maestro que ocupa el podio castellanoleonés celebró, a pesar del jet-lag, la acústica de la sala, la profesionalidad de los músicos y la atención personal desde que aterrizó en Madrid. «Esto no siempre es así», dice quien reside y trabaja habitualmente en Los Angeles. Y en la meca del cine ha decidido crear su propia orquesta Los Angeles Virtuosi, con músicos profesionales. «Es la única orquesta del mundo que invierte el 100% de sus beneficios en la educación musical en varios colegios de la ciudad». Ese proyecto es el que le hace levantar la vista de las partituras del XIX, su repertorio favorito, melódico romántico. «La orquesta me obliga a buscar patrocinios, a gestionar conciertos y atender aspectos técnicos que en Europa no entran dentro de las tareas de un director». Por eso Ponti no se siente ‘rara avis’ en su familia, su trabajo, a tenor de sus explicaciones está próximo al de sus progenitores.

El modelo americano

«Esas tareas citadas son las de un productor de cine, y el proceso de dirección no dista mucho del cinematográfico. Además de producir, el director debe interpretar una partitura, dar su visión y sobre el podio, debe actuar, comunicar su emoción a la orquesta, explicar el sentido quiere dar. Unos directores son más expresivos, otros menos, pero no veo tanta distancia entre mi trabajo y el de mis padres», explica el músico, casado con una violinista húngara.

Formado con Leopold Hager, entre otros directores, quien también ha dirigido a la OSCyL, Ponti es un europeo que trabaja en EE UU. «Su sistema de financiación, por mecenazgo institucional benéfico o coorporativo, pero no gubernamental, es lógico en un país tan grande, con cientos de orquestas. Pero creo que estaría bien que el Gobierno se implicara más en el apoyo a la cultura, lo que ocurre en Europa. Eso permite una estabilidad y una continuidad de las orquestas».

El programa de este sábado comienza con el inquietante tema central de ‘Tiburón’, escrito por el reconocido John Williams, para seguir con una partitura de Bernard Herrmann, quien compuso para Welles (la banda sonora de ‘El hombre que vendió su alma’ le valió un Oscar), para Hitchcock y Truffaut. Precisamente del segundo es la película elegida, ‘Pero...¿quién mató a Harry?’, una comedia aunque fueron las de ‘Vértigo’ y ‘Psicosis’ sus más recordadas bandas.

«El Oscar de mi madre»

‘Dos mujeres’, de Vittorio de Sica, estaba basada en la novela de Alberto Moravia ‘La campesina’. Sofía Loren fue su protagonista, Ponti su productor. «Fue la película con la que mi madre consiguió su Oscar». Corría 1961. Tres décadas después recogería una honorífico. La banda sonora es de Armando Trovajoli, «un compositor muy prolífico que tiene una gran obra también fuera el cine. La buena música ha sobrevivido en las salas de conciertos, independiente de la imagen». Muchos de estos compositores fueron también directores. Ponti no se plantea el camino inverso, «la composición es una vocación creativa determinada que yo no sentí».

Una partitura de los noventa, ‘Wyatt Earp’, y otra de los cincuenta, ‘¡Qué bello es vivir!’, antes de recalar en otro italiano, Nino Rota. Los vientos de la OSCyL se lucirán con el tema principal de ‘Ocho y medio’, de Fellini, y su aire circense, que Ponti dirige con gran economía de gestos. Más clásicas son las mazurcas y valses de ‘El gatopardo’. El ‘Frankenstein’ de Patrick Doyle pondrá el broche de suspense al programa de cine.

Fotos

Vídeos