Despedida sinfónica y apoteósica del Estival 2017

Jesús Cifuentes, de Celtas Cortos, en uno de los temas del repertorio ofrecido en San Benito. / R. Otazo

El concierto de los Celtas Cortos y la JOUVa puso la guinda perfecta a una programación que agotó el papel

ROBERTO TERNEValladolid

La noche no pudo ser más vallisoletana con Celtas Cortos sobre el escenario y con una noche veraniega de algo más de ‘rebequita’. Estival 2017 cerraba el telón de la programación musical de San Benito con un concierto de los trascendentales. Y es que no fue un simple concierto más, gracias a la implicación artística de la Joven Orquesta de la Universidad de Valladolid dirigida por un Francisco Lara totalmente metido en dos mundos (el rock y el clásico). Pocas veces se ve disfrutando tanto a un director de orquesta, francamente. Y es que, se notaba sobre el escenario que además de trabajo musical había una química colectiva que trascendía lo local

A pesar de las dificultades técnicas que hicieron un tanto duro el arranque del concierto, la verdad es que todo se colocó en su sitio en cuanto la JOUVa se incorporó al escenario mientras Celtas Cortos estaban interpretando ‘Bueu. La tradición irlandesa unió los mundos sinfónicos y rockeros en una jornada en la que hubo un auténtico festival de momentos. Todos ellos vertebrados por un repertorio sabiamente organizado en el que hubo desde momentos de ‘folloneo’ y de peligrosas piruetas hasta regalos de oxígeno repletos de fluidez.

Fotos

Vídeos