del VI Abvlensis

El coro Chanticleer. /Lisa Kohler
El coro Chanticleer. / Lisa Kohler

El festival de música antigua que se celebra en Ávila comienza mañana con todo vendido

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑO

Ávila recuerda durante una semana a uno de sus más ilustres vecinos, el compositor Tomás Luis de Victoria, a través de la música del festival Abvlensis. La sexta edición de esta fiesta coral suma el magnetismo de los Chanticleer, considerado el mejor grupo coral masculino del mundo, la juventud de los eslovenos Ingenium Ensemble, los vientos de La Danserye y los primeros frutos de alumnos tan insignes como Alterum Cor y el Grupo de Música Antigua de la Universidad de Valladolid.

El Festival y el Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria nacieron para dar a conocer la música del polifonista en el año del cuarto centenario de su muerte (2011) y han ido creando afición, cantera y expectación. Comienza la sexta edición de Abvlensis con todas las entradas vendidas, darán a conocer el segundo tomo de la edición crítica de la obra del compositor renacentista y entre los artistas invitados estás dos grupos vallisoletanos que aprendieron con los maestros que pasaron por Ávila en 2016.

Óscar Arroyo comanda la organización que hace posible Abvlensis. Hace quince días ya podía presumir de haber cumplido las expectativas en cuanto a público y alumnos del curso, aforo completo. «Suponemos que un coro tan prestigioso como los Chanticleer ha despertado un gran interés».

El grupo vocal estadounidense mostrará su manera de cantar la música de Victoria, de otros coetáneos pero también de la polifonía contemporánea. «Intentamos dar una visión lo más completa posible de las interpretaciones de Tomás Luis de Victoria. Por eso alternamos grupos y estilos. Este año tenemos una formación de EE. UU., una de Europa, otra de España y dos de Valladolid. Nuestro reto es llegar a muchos públicos distintos, desde el experto al aficionado», explica Arroyo. La organización se multiplica estos días para atender a 70 profesionales que coinciden una semana en Ávila. «Eso después de un gran esfuerzo de previsión y económico para que un grupo como Chanticleer venga a Abvlensis».

Chanticleer es un coro masculino, especializado en música renacentista, fundado en 1978 por el tenor Louis A. Botto. El coro de San Francisco dirigido por William Fred Scott, que ha vendido más de un millón de discos y tiene dos Grammys en su haber, logró vivir de la música a partir de 1991. Al trabajo de investigación, de interpretación y de grabación –tienen sello discográfico propio– añadieron el de convertirse en una empresa cultural. Discos de villancicos o de soul no les han restado rigor en la exploración de la música barroca mexicana ni en su preocupación por animar la composición contemporánea.

Mucho más corta es la historia de los eslovenos Ingenium Ensemble, nacido en 2009. Su ‘Canticum novum’ sumará una docena de compositores.

La labor del Centro de Estudios Tomás Luis de Victoria se sustancia con la presentación de la edición del segundo tomo de sus obras, a cargo de Francisco Xavier Alern, a quien sucederá en la beca María Elena Cuenca Rodríguez. Abvlensis ya trabaja en la edición de 2018, «en el que podremos dar un salto cualitativo, no tanto en la calidad artística como en la intendencia», anuncia Arroyo.

Fotos

Vídeos