El Centro Cultural Miguel Delibes invita a música, danza y teatro

Pedro Bartolomé dirigirá el concierto de la OSCyL. /Henar Sastre
Pedro Bartolomé dirigirá el concierto de la OSCyL. / Henar Sastre

El burgalés Pedro Batolomé dirigirá a la OSCyL en un programa diseñado para sumar melómanos en la jornada de puertas abiertas de este sábado

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑO

«Caso todo el mundo que vive su primer concierto sinfónico destaca lo distinto que es el directo a la escucha enlatada, sienten cómo el sonido llega al pecho y emociona», dice Pedro Bartolomé. El director burgalés trabaja esta semana con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) para sembrar esa emoción en el público que llenará mañana la sala grande del Miguel Delibes en su jornada de puertas abiertas. El concierto será la guinda de una programación que comenzará a las 18:00 h. y que suma música, teatro, danza, talleres y visitas guiadas por el Centro Cultural Miguel Delibes, en el año de su décimo aniversario. Las invitaciones pueden retirarse hasta las 21:00 h de hoy en la Oficina de Turismo de Valladolid y en el CCMD.

Pedro Bartolomé, clarinetista antes que director, debuta con la OSCyL, una orquesta que ya dirigió su maestro Miguel Romea. «Él ha sido la persona que me ha abierto la mente, me cambió la manera de ver la dirección. Le interesa dirigir el sonido, frente a los antiguos maestros más autoritarios centrados en marcar a la anacrusa o el compás, él se centra en la interacción de la orquesta desde el plano estructural de la obra, buscando su sentido. Así se cambia el sentido del trabajo, se enfoca en el sonido como medio transmisor de la partitura», explica el también director de la Joven Orquesta Sinfónica de Burgos (JOSBU).

De la banda al podio

«El trabajo con la JOSBU tiene un sentido pedagógico, forma parte de la educación de los músicos, es una oportunidad que yo no tuve cuando estudiaba. Entonces en el conservatorio no había violas y tenía que tocar su partitura con el clarinete. La JOSBU cumplirá su quinto aniversario en 2018 y lo vamos a celebrar con un concierto de zarzuela con el Conjunto Lírico Burgalés, formado por estudiantes de canto, en enero». Bartolomé cogió la batuta por casualidad, cuando en la banda de su pueblo, Pradoluengo, se quedaron sin director y «me pidieron que me hiciera cargo temporalmente porque estaba un poco más avanzado en el conservatorio. Luego cuando estudiaba en Oviedo el ciclo superior de clarinete hice las pruebas para estudiar dirección y me cogieron. Ydesde entonces hasta hoy. Como no se puede con todo, he relegado el clarinete». Y en Oviedo comenzó a trabajar con la OSPA(Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias), como asistente del titular, Rossen Milanov, y de los directores invitados. «Es una buena escuela, aprendes lo que no te da el conservatorio. En agosto estuve ayudando a Guillermo García Calvo, en el montaje de un ‘Sigfrido’, con la Filarmonía. Si no lo haces así, no conoces la ópera». Pedro Bartolomé es el tercer director castellanoleonés que pasa en poco tiempo por el podio de la OSCyL, que tardó 23 años en ser dirigida por una batuta emergente de la tierra, David Hernando. «Ahora somos muchos, hay un ‘boom’ de directores, fruto de las nuevas técnicas pedagógicas». Aunque es consciente de la dura competencia, sabe que está en momento de empaparse de repertorio.

En el caso del concierto de mañana, «es un programa de música fácil de escuchar y de entender, variado en estilos y procedencias, diseñado para acercar la música clásica, para derribar esa especie de muro que siente la gente quizá por el precio, quizá porque cree que no tiene la tradición de otros países. Queremos borrar ese temor y presentar al público una música que es una parte más de la vida, con la que se emocionará seguro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos