Que no te engañen, estas 25 canciones no hablan de amor

Geordie Dann, rey de las pistas de baile veraniegas y de los dobles sentidos (no demasiado sutiles). /
Geordie Dann, rey de las pistas de baile veraniegas y de los dobles sentidos (no demasiado sutiles).

Con motivo del día de San Valentín vamos a hablar de música y sexo, porque los dos conceptos contienen mucho amor

M. E. García
M. E. GARCÍA

El amor es el tema más recurrente en el mundo del arte y, de entre todas ellas, la música es de las que más se ha inspirado en este sentimiento capaz de doblegar a los más poderosos. ¿Pero qué pasa cuando los músicos se ponen creativos y disfrazan letras más 'apasionadas' de puro amor? Pues que el público puede que no identifique la temática sexual del 'tema' (nunca mejor dicho).

Más San Valentín

Por eso, con motivo del día más amoroso del año, te dejamos una lista de 25 canciones en castellano que hablan de sexo (más o menos explícito) para que todo el mundo pueda apreciar lo sutil de algunos mensajes, en algunos casos, y lo directo de otros.

1.- 'La camisa negra'. Juanes

Lo habitual no es que un hombre (bueno, ni una mujer tampoco) hable de la falta de apetito sexual. Juanes lo hace en esta canción repleta de dobles sentidos. Y si no, para muestra un botón :

«Yo por ti perdí la calma y casi pierdo hasta mi cama / Come on, come on, come on baby / Te digo con disimulo que tengo la camisa negra y debajo tengo el difunto».

A Juan Esteban le han dejado y ha perdido «su cama» o lo que se puede entender como las ganitas de sexo. Y bueno, «el difunto» es lo que estáis pensado.

2.- 'Vis a Vis'. Leiva

Ya en 'Pereza' Leiva tiene letras más o menos explícitas, por ejemplo 'Todo', con sus caracoles y todo. Ya como Leiva, en 'Vis a vis' el mensaje es algo más sutil ya que utiliza el verdadero significado de este término para referirse a un amor prohibido y a los encuentros furtivos. Sin embargo, la letra encierra referencias mucho más directas. Por ejemplo, esta:

«Que bonito mirar la sombra que hacen las rejas mientras meto las orejas en el centro de tu andar».

3.- 'Margot'. Pereza

'Hablando del rey de Roma...' aquí está Margot. Esta canción de 'Pereza' que cuenta la historia de una de sus musas, joven y un poco loca, que monta 'la fiesta' sola en la habitación. La letra es toda delicadeza pero el videoclip, censurado, dejaba claro a qué se refería.

Encontrar este vídeo para insertarlo en este reportaje ha sido prácticamente misión imposible ya que se encuentra 'capado' en casi todas las plataformas, pero se puede ver aquí.

4.- 'Con mis manos'. Bebe

Continaumos con el mismo tema. Todavía recuerdo con ternura cuando veo a personas de lo más inocentes interpretando esta canción con toda la pasión que les permite su ser. Perdidos en su ignorancia de que a lo que realmente se refiere la autora extremeña es a la 'autofelicidad'. Y se nota que es sutil cuando preguntas «¿sabes qué quiere decir en realidad?». Y cuando respondes te miran con cara de póker.

«Perdida en el sillón de mi cuarto pienso en ti con mis manos / Una y otra vez, dulce barbaridad».

Pensar con las manos es lo que tiene.

5.- 'El amigo'. Romeo Santos y Julio Iglesias.

El ejemplo mítico. Y es que esta pieza musical homenajea la relación de amistad de los cantantes melódicos con su pene. El rey de la bachata utiliza metáforas como su «aliado», «confidente en mis hazañas» o «compinche en mis deseos».

Lo mejor de todo fue que cuando el 'amigo' Julio se percató del verdadero significado de la letra llamó a Santos para confirmarlo.

«Ha sido mi aliado, me acompaña confidente en mis hazañas / Es mi amigo fiel / Ardiente, hiperactivo, aventurero / Un compinche en mis deseos / Que influyente es él».

6- 'Tu jardín con enanitos'. Melendi.

El giro del asturiano hacia los temas romático-pastelosos sigue dejando alguna referencia más sexual. En 'Tu jardín con enanitos' (no apta para diabéticos) incluye una frase bastante más retorcida en alusión a la virginidad de la susodicha.

«Tu astronauta / El primer hombre que pise tu luna clavando una bandera de locura para pintar tu vida de color, de pasión».

¡Ay pillín!

7- 'Un clavel'. Rocío Jurado.

Con sinceridad, pocos géneros musicales más apasionados que la copla. Y entre las copleras Rocío Jurado entra en el 'top 3' de las más... ardientes.

La flor (el clavel en este caso) «se enciende cuando estás cerca». Esta no es la única pulla sexual que ha lanzado la coplera, también en su canción Si amanece hablaba de «llenar de amor».

«Un clavel a la orilla de mi boca cuidé yo como una loca / Poniendo mi vida en él / Y el clavel al verte, cariño mío, se ha puesto tan encendío que está quemando mi piel».

8.- 'La Barbacoa'. Georgie Dann

¡Carne!, ¡carne! Tampoco es que la metáfora esté muy trabajada. Georgie Dann I, emperador de las pistas de baile del verano y de las plazas de los pueblos, firma esta oda a los jardines estivales en los que se comen pechugas, solomillos, muslos y demás. El caso es que parece que una simple 'barbacoa' se les va de las manos.

«Voy echando leña al fuego y siguiendo con el juego / Cuando quieren darse cuenta, las parejas se calientan y no pueden esperar».

9.- 'El Chiringuito'. Georgie Dann

El único intérprete que repite en la lista, y es que ser el rey de la canción del verano tiene sus consecuencias. Verso a verso la canción no tiene desperdicio y un análisis rápido y siendo mal pensados deja joyas como esta: «Las chicas en verano no guisan ni cocinan / Se ponen como locas si prueban mi sardina».

El gran Gorgie insta a la chicas a que prueben su «sardina» (no es muy sutil). Además, en el menú de este chiringuito se puede probar el «conejo a la francesa», «pechuga a la española» y «almejas a la inglesa».

10.- Sabor de amor. Danza Invisible.

¡Y más comida! Hay que hacer un ejercicio de finura y malabares lingüínticos para explicar que cada vez que todos y cada uno de los platos que se nombrar son una metáfora del sexo femenino. Y no me siento capaz.

«Venus salida del mar del negro de un mejillón / Son tus ojos en su punto de sal / Sabor de amor / Tu olor me da hambre [...] Labios de fresa sabor de amor, pulpa de la fruta de la pasión».

Ejem.

11.- 'Quiero montarme en tu velero'. La Fiesta

Amaia, ganadora de OT, representante de España en Eurovisión y robacorazones de audiencia fue, como en otras tantas cosas, una referencia. Sí, en esto de no pillar las alusiones al sexo en canciones, también.

La letra es de Alejandro Abad, habitual de Telecinco. Y aboga por las relación sí, pero con protección. ¿Si no qué va a ser el sombrero?

«Quiero montarme en tu velero, ponerte yo el sombrero / Y hacernos eso, ay ay ay ay».

12.- 'Su boca'. Víctor Manuel.

¿Fácil, no? El título no puede ser más explícito. Los besos del bueno de Víctor iban derribando fronteras hasta lugares que, en su día, llevarían dos rombos... o más

«Nada sabe tan dulce como su boca, tan solo alguna cosa que no se nombra».

13- Juan Luis Guerra. 'Burbujas de amor'

Mi yo niña fue menos niña cuando descubrí que aquella canción que sonaba de vez en cuando en el casete del coche de mis padres era toda una oda al sexo. Al más apasionado. Porque hay que reconocer que el cubano se lo curra con la pecera, las bubujas y la humedad. Si no lo habíais pillado ecuchadla malpensando. Daréis en el clavo.

«Quisiera ser un pez para tocar mi nariz en tu pecera y hacer burbujas de amor, por donde quiera / Pasar la noche entera mojado en ti».

14.- 'El Taxi'. Osmani García y Pitbull

Vamos a dejarlo clarito desde el principio. En Cuba 'hacer vino' es masturbar y 'parar', 'levantar'. Así de claro. Vamos, que eso de parar un taxi con la mano... pues pasa de ser una rutina más a convertirlo en algo más perturbador. Si lo piensas fríamente.

Esto sí es usar los dobles sentidos, rey de los duetos latinos, aunque puede que resultes reiterativo.

«Queremos darle una bienvenida a todas las mujeres que hacen vino [...] Lo paró con una mano, lo paró que yo la vi».

15.- 'Ay que gustito pa' mis orejas'. Raimundo Amador.

Pablo Carbonell ha dejado para el recuerdo, además de 'agüita amarilla', la canción a la que aquí se hace referencia. Carbonell cuenta que se ocurrió en plena faena con su mujer y que después remataron (la canción) Calamaro y Raimundo Amador. Él mismo lo cuenta.

16.- 'Páginas pegadas'. Ataque 77.

«Casta y pura, angelical. Me atrae su inocencia, es algo inmoral. Quisiera llevarte a pasear, comprarte juguetes y hablar. Que es joven, que es chica, que es menor de edad (.) Noches de insomnio, ritos en tu honor. Revistas con sus fotos, secretos del cajón. Páginas pegadas, mi mano sin control, jugo de perlas derretidas para vos. Sobre tu abdomen sentirás que cae Plasticola natural, leche condensada de pasión». Me temo que no hay mucho que comentar.

17.- 'Canción de amor propio'. Ismael Serrano.

Cuando eschucé esta bonita pieza musical ya no era tan inocente como en 'Burbujas de amor'. Una sabía de lo que hablaba Serrano, de quererse mucho sí, así en genérico, pero también del 'amor propio propiamente dicho', aunque le dejen, ¡menudo es él para el amor!

«Me dedico un arrechucho, sexo seguro, sin miedo sin contemplaciones. Dudo que alguien me satisfaga mejor, menudo soy para el amor».

18.- '¡Oh Shana!' Miss Cafeína

Esta canción de Alberto Jiménez hace referencia, según sus propias palabras, a las relaciones homosexuales con una metáfora religiosa, ni más ni menos. El vocalista ha afirmado que se trata de una crítica directa al concepto que tiene la Iglesia de la homosexualidad.

«Torpeza de enmarcar. No te lo he dicho nunca y no voy a empezar. Parece solo un juego, pero te va a matar (...) Todos los santos menean el rabo por ti».

19.- 'Isla de Palma'. Antonio Flores.

Lo de las manos y el mástil puede ser considerado algo sutil... pero la imagen no lo es en absoluto. Todo lo que Antonio Flores escribe y canta es puro amor a una mujer y una isla. Además aprovecha para declararse. Precioso.

20.- 'No me canso'. Ana Torroja

«Estoy desnuda al amanecer en este último piso abuhardillado. No sé si ponerme a cien o darme una tregua en el lavabo».

Empiezas fuerte, ¿eh, Anita?

21.- 'Morenamía'. Miguel Bosé.

Hay que reconocerle a esta canción la sensualidad y el erotismo sin caer en lo chabacano. Es cierto que tiene algún capítulo algo más subido de tono pero lo sexy es su bandera.

«Es que cuando tu boca, me toca, me pone, me provoca, me muerde y me destroza, toda siempre es poca y muévete bien, bien, bien que nadie como tu me sabe hacer café».

Vamos, que así podría estar haciendo café todo el día. Esta cafeína no quita el sueño.

22.- 'Mayonesa'. Chocolate Latino

El calor, el verano, los bailecitos, el alcohol que te lleva por el camino del mal... A estas alturas del artículo se me acaba la imaginación para explicar a lo que se refiere 'Mayonesa' para que se entienda sin ser demasiado literal, pero digamos que lo de 'hacer vino' en Cuba se le acerca bastante.

23.- 'Bicho malo pillé'. La banda del Capitán Canalla

No es que sea la letra más elaborada del mundo (aunque tenga su mucha gracia), tampoco la más metafórica, pero vamos que está bien esto de advertir a la población sobre los peligros del sexo a lo loco y sin protección.

«Iba bolinga, capucha no usé, chati mangui pringue».

Pues eso. Si bebes no conduzcas (veáse el doble sentido).

24.- 'Ahora, ahora'. Mónica Naranjo

No os dejéis engañar. Es una balada de esas lentas y tono pasteloso pero a Mónica se le nota con ganas de mambo pero con amor. Hay que pararse a escuchar la letra y no dejarse llevar solo por la música.

«Lo que quiero ahora. Es tu cuerpo ahora. Ser su dueño ahora. Ser su esclavo ahora. Y atarlo ahora. Y adorarlo ahora. Parar el tiempo ahora. Y acariciarlo ahora (...) Entregar el cuerpo abierto. Por el vientre sentir tu aliento, sí. Como inunda el mar la roca. Ven y lame la miel de mi boca»

Después de escuchar esta canción es difícil volver a afirmar que a las mujeres no les gusta el sexo. Idea, que por cierto, no se sabe muy bien de dónde ha salido... o sí.

25.- 'Gavilán o paloma'. Pablo Abraira

Parece la típica historia chico conoce chica, la cosa va bien y acaban en la cama pero.... existen varias teorías acerca de esta canción que le dan muchísima profundidad.

«Fui bajando lentamente tu vestido, y tú no me dejaste ni hablar… Al mirarte me sentí desengañado, solo me dio frio tu calor. Lentamente te solté de entre mis brazos y dije estate quieta por favor». Aquí parece que ella corre más de la cuenta en la percepción que tiene él sobre cómo de rápido se debe desnudar una mujer.

Al llegar al estribillo es lo más inquietante. «Amiga, hay que ver cómo es el amor que vuela a quien lo toma, gavilán o paloma» y añade que es un «pobre tonto, ingenuo charlatán, que fui paloma por querer ser gavilán». En cualquier caso aquí él va de machito (gavilán) y acaba un poco asustado (paloma).

Cuadran tres teorías: él se asusta porque ella tiene más experiencia que él; gatillazo mediante por la misma razón que la anterior explicación, y tercera (y más enrevesada) resulta que ella es transgénero.

* Bonus.

Mujer contra mujer. Mecano

Vale, no es sobre sexo puramente dicho, pero 'Mujer contra mujer' se merece estar en todas las listas del mundo sobre amor, sexo, relaciones y tolerancia del mundo. 'Mecano' fue un fenómeno musical que se atrevió a visibilizar el amor lésbico en todo un 'hit'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos