Aranda espera una repercusión económica de 8 millones de euros durante Sonorama

Escenario Plaza del Rollo con barras Bar La Tramoya / El Norte

El sector más beneficiado es la hostelería y también los supermercados que casi agotan existencias

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZ

La llegada de miles de personas hasta Aranda de Duero para disfrutar del festival de música Sonorama Ribera, hace que la ciudad viva un auténtico oasis económico durante la semana del evento. La organización de la cita estima que, en esta edición, la repercusión económica que supondrá el festival se cifrará entre los siete y ocho millones de euros. Con eso se batirán todos los récords anteriores y es que Sonorama pulveriza sus cifras año tras año. La llegada de un mayor número de asistentes, casi 5.000 más por día, y la prolongación de una jornada más, permitirá superar de largo los cinco millones de euros de repercusión económica que se alcanzaron en la pasada edición. Además, se espera que durante el vigésimo cumpleaños de Sonorama Ribera se mantenga, incluso se aumente, la repercusión mediática que supuso 5,5 millones de euros en 2016. El estudio económico de la organización desvela también que debido a la celebración del evento se generan alrededor de 300 puestos de trabajo.

El ámbito más beneficiado con la celebración del festival es el sector de la hostelería. Bares y restaurantes «hacen el agosto» con la llegada del público sonorámico que abarrota los establecimientos, sobre todo de la zona centro donde se encuentran cinco de los escenarios diurnos. También en otros barrios como en el polígono residencial, cercano a la zona de acampada o en Santa Catalina y Parque María Pacheco que también albergan escenarios. Las terrazas, las barras anexas a los escenarios, el picoteo rápido o el más serio acompañado por el producto estrella, lechazo asado en horno de leñas, no faltan en la agenda de la mayor parte de los festivaleros. Por su parte, los hosteleros colaboran también con el festival, a través de una aportación económica, que les convierte en amigos de Sonorama Ribera con un cartel en el establecimiento que así lo acredita.

Asimismo, los hoteles en cuarenta kilómetros a la redonda no tienen habitaciones libres desde hace muchos meses y debido a la gran demanda marcan precios de verdadera temporada alta. Los supermercados son otros de los grandes afortunados con la celebración del festival. Las diferentes superficies comerciales agotan prácticamente existencias para solventar las necesidades de los asistentes que pernoctan en el camping o en pisos de alquiler. El ámbito del pequeño comercio es el menos optimista en cifras, pero confirma que la presencia de personas en la ciudad les supone un balance positivo, ya que afirman siempre hay algún olvido en la maleta o necesidad de última hora que se traduce en la venta de productos tanto de ropa, como de calzado o belleza.

«Es una actividad fundamental para nosotros»

Félix Marina, presidente de los hosteleros.

El portavoz de los hosteleros cree que Sonorama Ribera es una actividad económica “importante y fundamental” para el sector. Félix Marina destaca la cantidad de personas que llegan hasta Aranda “en los días más multitudinarios” que se viven en la ciudad. Asimismo, afirma que casi la totalidad de los establecimientos del centro colaboran con la celebración del evento.

«Es lo mejor que ha pasado en Aranda»

Rafael Miquel, Asador Casa Florencio.

Más allá del importante impacto directo que tiene el festival en la economía arandina, Rafael Miquel considera a Sonorama Ribera como el mejor evento de promoción turística para la ciudad. En este sentido, afirma que es un magnifico escaparate que da a conocer a Aranda, por la calidad de la gente que viene, que luego trasmite lo que ha vivido. “Sin duda, el festival es lo mejor ha pasado en Aranda en los últimos años”, insiste.

«No tenemos habitaciones desde el año pasado»

Francisco Martín, gerente Hotel Julia.

El Hotel Julia es el de mayores dimensiones en el centro de Aranda. Cuenta con un total de 60 habitaciones y, desde finales de 2016, no hay disponibilidad. Su gerente, Francisco Martín indica que las habitaciones volaron en un abrir y cerrar de ojos. Al respecto añade que a diario hay personas que llaman al establecimiento para pedir alguna habitación, “tenemos que decir que no y transmitirles que lo van a tener muy difícil”, añade.

«La llegada de tantas personas siempre es positiva»

Olga Rojo, presidente de la Asociación de Comerciantes de Aranda.

El comercio, según su presidenta, Olga Rojo no es el mayor beneficiado de la celebración de Sonorama Ribera, “pero siempre nos toca algo”. En este sentido, cree que la llegada de miles de personas siempre es positiva y “como unos vivimos de otros a todos nos afecta”. Respecto a las ventas, afirma que muchas veces depende de los olvidos y también, fundamentalmente, del tiempo.

«En cinco días, trabajas lo habitual en un mes»

Carlos Nieto, Bar Palo Santo.

En pleno centro, entre dos de los escenarios más multitudinarios, Plaza del Trigo y Plaza de la Sal, el Bar Palo Santo es uno de los preferidos del publico Sonorámico. Su gerente, Carlos Nieto explica que la celebración de Sonorama es una ayuda “impresionante” para el sector de la hostelería. “La realidad es que prácticamente en cinco días trabajamos lo que es habitual en un mes. Además antes de esto el puente de agosto era desierto para la hostelería”, detalla.

Fotos

Vídeos