Firmas contra el despido de 10 músicos de la OSCyL

La OSCyL, durante el último concierto de la temporada. / A. Mingueza

«La excelencia de la Orquesta nos representa como comunidad», recuerda la carta a Herrera y a García Cirac en Change.org

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑO

De un melómano abonado a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León ha partido la iniciativa de recoger firmas a través de la plataforma Change.org para denunciar el despido de diez músicos a finales del pasado mes de julio. El escrupuloso cumplimiento de la última normativa laboral determina que esos diez contratos no puedan prorrogarse, aunque otra norma que atañe a ese colectivo, su convenio, determine que la relación de puestos laborales para desarrollar su cometido es de 85 profesores y no se convoquen las plazas.

Ángel Máximo de Frutos ha sumado miles de firmas en apenas cinco días al lema ‘yo apoyo OSCyL+10’. La carta, dirigida al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y a la consejera de Cultura, María Josefa García Cirac, recuerda la complejidad del fenómeno sinfónico y el prodigio de pasar de la nada a una orquesta como la OSCyL, entre las primeras del país, en 25 años. «La OSCyL es un emblema de la cultura de esta región. Es un instrumento de excelencia que nos representa como comunidad allá donde se la escucha. Con enorme orgullo presumimos de ella cuando hablamos en otros lugares», dice la misiva.

El 12% de la plantilla

Excelencia y orgullo son dos palabras que acompañan cada intervención política en relación con la OSCyL. Sin embargo, no han sido lo suficientemente trascendentes como para encauzar la situación laboral de diez músicos eventuales que llevan vinculados a la Orquesta entre dos y diez años. En ese tiempo no ha habido convocatoria pública para que accedieran a una plaza de forma estable. La carta recuerda que esos diez músicos suponen «el 12% de nuestra orquesta. No ponemos en duda que la norma en cuestión tenga su razón de ser. Pero su aplicación literal al caso que nos ocupa produce el disparate de quebrar la cohesión de nuestra orquesta, su ‘concertación’. Se tira al traste gratuitamente una parte del enorme esfuerzo invertido en ella, además, obviamente, de romper de forma grave las expectativas vitales de nuestros diez músicos».

La orquesta pierde con ellos cuatro violines, cuatro chelos y un fagot y un oboe ayudas de solista. «Dentro de un lustro más o menos, o sea mañana mismo en términos históricos, el maravilloso ‘núcleo duro’ de miembros fundadores de la OSCyL va a ir entrando en la edad de jubilación. Estos músicos, sobradamente preparados, son mucho más que el presente de nuestra orquesta: son su futuro. Son la garantía de que dentro de una década no tengamos que recordar con añoranza tiempos pasados. Necesitamos que se garantice la continuidad en el camino de excelencia de la OSCyL. La combinación de su joven edad y su sobrada preparación son la garantía de la actual cohesión de nuestra orquesta y la de su continuidad», continúa el escrito.

Ya están convocadas las pruebas (audiciones el 25 de septiembre) para otros tantos temporales a los que habrá que reintegrar en la OSCyL mientras se dirime el conflicto laboral de los diez afectados.

Fotos

Vídeos