Wioletta Zabek deja la silla de concertino de la OSCyL

Andrew Gourlay y Jordi Gimeno optan por cubrir esa silla clave con profesionales que roten según los programas

Victoria M. Niño 29 May 2017

Andrew Gourlay ha firmado su primera decisión táctica mayúscula desde que es director titular de la OrquestaSinfónica de Castilla y León: prescindir de la concertino Wioletta Zabek. La violinista ha acordado con la dirección artística de la OSCyL pasar al tutti. Sus responsables subrayan el reconocimiento a los 25 años de trabajo y compromiso de la profesional y determinarán una silla propia, «fuera de las rotaciones», para la nueva «concertino honoraria. Así se dispondrá en toda la información y programas de mano de la orquesta», aclara Jordi Gimeno, director técnico de la OSCyL.

La distancia que separa al director titular y quien debe ser su mano derecha, la concertino, en la foto oficial de la OSCyL para la próxima temporada algo dice de otras distancias. De hecho ambos músicos apenas han coincidido en los conciertos de abono de este curso. La plaza no saldrá a concurso de momento. «A corto plazo, la idea es tener varios concertinos, tres o cuatro, a los que contratar según el estilo de los programas».

La que sí se convocará es la plaza de ayudante de concertino, que en los últimos años la ocupaban anualmente los violinistas de la OSCyL que ganaban la prueba. El próximo 26 de junio será la audición abierta para esta silla, que en su día ocupó Teimuraz Janikashvili.

Wioletta Zabek seguirá en la OSCyLy asumirá labores docentes dentro de la formación de los jóvenes que acceden por la bolsa de trabajo y en el máster de práctica orquestal que se imparte en el Conservatorio Superior de Salamanca, apunta Gimeno. «Puede aportar mucho desde su experiencia, como otros músicos lo hacen en el área social o en la educativa».

Wioletta es parte de la tercera generación de músicos de su familia. Llegó hace 26 años a Valladolid, cuando estaba de gira con su orquesta Polska Filarmonia Kameralna. Entonces comenzaban las audiciones de Max Bragado y Carlos Rubio para formar la OSCyL. Su padre fue concertino de la Orquesta de Valladolid y su madre pianista. Con 27 años ocupó la silla de concertino que ahora deja. Su trabajo le obligaba a enfrentarse a los programas tres semanas antes que sus compañeros. Comenzaba con marcar los arcos en la partitura, decidir en qué dirección se mueven; después buscar el consenso del director y ya sobre el escenario, asumir los solos y ser la guía de los violines y referente del resto de la orquesta. Zabek, que no ha querido pronunciarse sobre la decisión artística, celebra la ventaja de su nuevo puesto, «menos estrés».

Temas

Noticias Relacionadas

La 'Carmen' herida de Spinosi

La OSCYL inicia su gira por Francia

La confluencia de lo sorprendente

Valladolid, tierra de palabras, vino y manjares

Lo Más Visto

  1. La presentadora Yuri Pallares se desnuda por la victoria de Venezuela ante Colombia en la Copa América
  2. Una concursante de 'First Dates' deja al programa al descubierto
  3. María Lapiedra, embarazada de su segunda hija
  4. Receta de caldo gallego del restaurante de la Casa Galicia
  5. Teté Delgado se somete a una tratamiento para perder 30 kilos

Lo último

  1. Twitter prohíbe las publicaciones con amenazas y el uso de imágenes que inciten al odio
  2. Múltiples muertos tras descarrilar un tren sobre una autopista en el estado de Washington
  3. La defensa de los jugadores de la Arandina recurre el auto de prisión
  4. La Alta Velocidad ya cuenta con una estación en Medina del Campo
  5. Ávila sin presupuesto para 2018 a dos semanas de que finalice el año

Copyright © ELNORTEDECASTILLA