Wioletta Zabek deja la silla de concertino de la OSCyL

Andrew Gourlay y Jordi Gimeno optan por cubrir esa silla clave con profesionales que roten según los programas

Victoria M. Niño 29 May 2017

Andrew Gourlay ha firmado su primera decisión táctica mayúscula desde que es director titular de la OrquestaSinfónica de Castilla y León: prescindir de la concertino Wioletta Zabek. La violinista ha acordado con la dirección artística de la OSCyL pasar al tutti. Sus responsables subrayan el reconocimiento a los 25 años de trabajo y compromiso de la profesional y determinarán una silla propia, «fuera de las rotaciones», para la nueva «concertino honoraria. Así se dispondrá en toda la información y programas de mano de la orquesta», aclara Jordi Gimeno, director técnico de la OSCyL.

La distancia que separa al director titular y quien debe ser su mano derecha, la concertino, en la foto oficial de la OSCyL para la próxima temporada algo dice de otras distancias. De hecho ambos músicos apenas han coincidido en los conciertos de abono de este curso. La plaza no saldrá a concurso de momento. «A corto plazo, la idea es tener varios concertinos, tres o cuatro, a los que contratar según el estilo de los programas».

La que sí se convocará es la plaza de ayudante de concertino, que en los últimos años la ocupaban anualmente los violinistas de la OSCyL que ganaban la prueba. El próximo 26 de junio será la audición abierta para esta silla, que en su día ocupó Teimuraz Janikashvili.

Wioletta Zabek seguirá en la OSCyLy asumirá labores docentes dentro de la formación de los jóvenes que acceden por la bolsa de trabajo y en el máster de práctica orquestal que se imparte en el Conservatorio Superior de Salamanca, apunta Gimeno. «Puede aportar mucho desde su experiencia, como otros músicos lo hacen en el área social o en la educativa».

Wioletta es parte de la tercera generación de músicos de su familia. Llegó hace 26 años a Valladolid, cuando estaba de gira con su orquesta Polska Filarmonia Kameralna. Entonces comenzaban las audiciones de Max Bragado y Carlos Rubio para formar la OSCyL. Su padre fue concertino de la Orquesta de Valladolid y su madre pianista. Con 27 años ocupó la silla de concertino que ahora deja. Su trabajo le obligaba a enfrentarse a los programas tres semanas antes que sus compañeros. Comenzaba con marcar los arcos en la partitura, decidir en qué dirección se mueven; después buscar el consenso del director y ya sobre el escenario, asumir los solos y ser la guía de los violines y referente del resto de la orquesta. Zabek, que no ha querido pronunciarse sobre la decisión artística, celebra la ventaja de su nuevo puesto, «menos estrés».

Temas

Noticias Relacionadas

Javier Angulo: «Estoy abierto a cualquier innovación de la Seminci siempre que no toque su corazón»

Tesoros de Castilla y León en el Museo Arqueológico Nacional

«Celebrar juntos la Reforma es el primer paso para unir a protestantes y católicos»

El mundo del flamenco se rinde ante Pepe Habichuela en su gran homenaje

Lo Más Visto

  1. La Casa de la Lectura deberá esperar a otro Día del Libro
  2. Un Juzgado declara legal devolver el recibo del seguro si hay subida en la prima
  3. El aliancista José María Aznar, elegido presidente de la Junta por mayoría simple
  4. El Ayuntamiento organiza charlas y talleres para enseñar a gestionar el consumo de energía
  5. El Plan General de Urbanismo de Villamayor, a sólo un paso de su aprobación definitiva

Lo último

  1. Valverde: «Le pongo un 10 a lo que llevamos de temporada»
  2. El estreno mundial de 'La librería', de Isabel Coixet, inaugura mañana la 62 Seminci
  3. Muere Federico Luppi, el Sean Connery porteño
  4. La Guardia Civil destruye un artefacto explosivo hallado en Fuentes de Nava
  5. Una de cada seis muertes está relacionada con la contaminación en 2015

Copyright © ELNORTEDECASTILLA