El Danubio azul, 150 años de vals

Estatua dedicada a Strauss en Viena.
Estatua dedicada a Strauss en Viena. / VLADIMIR SIMICEK (AFP)
  • El estreno se retrasó por la derrota austriaca ante Prusia, pero a pesar del retraso fue un éxito desde sus primeras interpretaciones

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El Danubio azul de Johann Strauss -más bien verde grisáceo- tuvo hace 150 años unos comienzos azarosos por una derrota militar pero acabó siendo un exitazo a escala mundial. Antes de convertirse en el vals vienés por excelencia del concierto de Año Nuevo e incluso en himno informal de Austria, el Danubio azul fue una obra de encargo, la primera composición vocal escrita por Johann Strauss hijo. Se estrenó en Viena el 15 de febrero de 1867.

¿Por qué eligió ese título para un río de color verde plateado? No se sabe con certeza, responden los comisarios de una exposición aniversario organizada en la Biblioteca de Viena. Es posible que Strauss (hijo) se hubiera inspirado en los versos de un poeta austríaco, Karl Isidor Beck, o en el proyecto de regulación del Danubio, del que se hablaba mucho por aquel entonces.

La versión original de la obra se escribió para el coro de hombres de Viena, pero cuando el músico entregó las partituras, Austria no estaba de humor para bailes. Los prusianos la habían derrotado en la batalla de Sadowa, también conocida como Königgrätz, echando por tierra el sueño de los Habsburgo de dominar la confederación germánica. Como consecuencia de esta aflicción nacional, el "poeta" de la coral, un funcionario policial llamado Joseph Weyl, escribió para la música un texto entre sátira y lamentación, haciéndose eco de la depresión que se respiraba en la capital imperial. Nada tenía que ver con la hermosura del gran río de Europa central.

En 1889 se escribió una nueva letra elogiando el "Danubio tan azul, tan brillante", pero finalmente se impuso la versión orquestal. Cuenta la leyenda que por un tiempo la versión inaugural de febrero de 1867 fue un fracaso entre el público vienés, pero los historiadores demostraron lo contrario. La exposición organizada en Viena incluye numerosas críticas elogiosas después del estreno; una de ellas utiliza, quizá por primera vez en la historia de la música, la palabra alemana "schlager" que significa canción de moda.

Pero fue en el extranjero, primero con motivo de la exposición universal de París de 1867, y unos meses más tarde en Londres, cuando el Danubio azul comenzó a conquistar el mundo. Durante una gira estadounidense en 1872, Strauss dirigió el Danubio azul al frente de 2.000 músicos y 20.000 coristas... Un siglo más tarde, fue la conquista del espacio. Stanley Kubrick integró el vals de Strauss en la banda sonora de su película "2001: una odisea del espacio" (1968).

¿A qué se debe el éxito de esta obra cuando Strauss compuso casi 500 vals? "No hay una respuesta tajante", reconoce el comisario de la exposición Thomas Aigner. Aparte de las cualidades musicales de la obra, el título, que evoca una Austria eterna, tiene mucho que ver, afirma. "Un título patriótico pero no demasiado, cada uno proyecta un recuerdo relacionado con el río, con un viaje a Viena..."

La obra se identificaba tanto con Austria que el 27 de abril de 1945, cuando se proclamó la independencia tras la anexión alemana, se interpretó el Danubio azul delante del parlamento, a falta de un himno nacional para la nueva república austríaca. Sus violines acompañan desde hace años a los pasajeros de Austrian Airlines durante los aterrizajes y despegues y así seguirá siendo porque un sondeo realizado en 2016 por la compañía avala la tradición.