«Mi baile flamenco sale del corazón»

  • Rosario Montoya 'La Farruca' muestra todo el legado que su familia ha ido transmitiendo de generación en generación

Bailaora flamenca de pura raza, Rosario Montoya 'La Farruca' es hija del legendario bailaor 'Farruco' y madre del no menos mítico 'Farruquito'. Con apenas 13 años se subió a un escenario por primera vez, con el mismísimo Camarón de la Isla al cante en una actuación en Camas; y hasta el gran maestro de la 'sonanta' Sabicas tocó para su baile por bulerías en Los Ángeles.

«El flamenco, el baile, es algo que sale del corazón, lo que expresamos en los escenarios es nuestro sentimiento, nuestro estado de ánimo. Bailamos nuestras penas y también nuestras alegrías», aseguró en la redacción de El Norte de Castilla.

Tras protagonizar espectáculos como ‘Andalucía flamenca’, ‘Persecución’, ‘Flamenco puro’, ‘Amante’ y ‘Bodas de gloria’, y compartir escena con figuras de la talla de El Güito, Angelita Vargas, Manuela Carrasco y Antonio Canales, arropa el primer espectáculo de Farruquito, ‘Raíces flamencas’. Ya con ‘Farruquito y familia’, deslumbra a la crítica en Estados Unidos y, más recientemente,  con espectáculos tan exitosos como ‘Gitanas’ o ‘De Farruca a Faraona’.

«Yo he recibido todo el legado flamenco por parte de mi padre y de mi familia y yo se lo transmito a mis hijos y también a mis nietos. Es una forma de bailar en la que siempre expresamos nuestra verdad», afirma 'La Farruca'.

Considera que el flamenco ha evolucionado, «pero es difícil evolucionar cuando todavía hay niños que están pasando hambre. Los sentimientos es lo más importante en el cante yen el baile. Para nosotros es lo más importante».

'La Farruca', y Natalia Del Mar, 'La Serrata', actúan al Teatro Zorrilla de Valladolid el viernes 10 de febrero con su espectáculo de baile flamenco 'Del Fuego y la Memoria'. Este gran espectáculo muestra la magnitud del baile flamenco en su estado más puro, presentando al público la esencia de esta cultura, desde los sentimientos más hondos del pueblo andaluz. Las intérpretes tocan los palos más representativos de este tipo de baile como la soleá, la seguiriya o el martinete. Todo ello acompañado por guitarras, percusión y las voces de los cantaores Juanilloro, Javier Flores, 'El Indio', Ezequiel Montoya y Juan Fernández, 'El Negro'. Este espectáculo contará con la colaboración especial de la cantaora vallisoletana Silvia Verdugo.

«Queremos que la gente salga emocionada, que note la sensaciones que queremos transmitir. Bailamos a golpe de inspiración, porque en cada momento es lo que sale de dentro. Nunca estás igual de ánimo y nunca bailas igual».