«Enterré al 'Pescao' en el jardín de mi casa»

El cantante David Otero.
El cantante David Otero.
  • David Otero, ex de El Canto del Loco, deja atrás a su alter ego en su nuevo disco en solitario. "Quiero que el éxito o el fracaso sean míos al 100%", asegura

Cuando emprendió su carrera en solitario tras la separación de El Canto del Loco, David Otero decidió bautizarse con un nombre sorprendente: ‘El Pescao’. “Era mi escudo para hacer frente tanto al éxito como el fracaso”, explica. “Pero ‘el Pescao’ ya está enterrado. Incluso físicamente. Me compré una lubina y la enterré en el jardín de casa”, cuenta con una sonrisa. Despojado de las escamas, el cantante madrileño (1980) se convierte en sí mismo con un disco que, además, lleva su nombre, ‘David Otero’. “Ahora quiero poner el pecho ante las cosas que vengan en la vida”, añade.

Su nuevo trabajo, producido en tándem con el reconocido Tato Latorre, se puede interpretar como una síntesis entre la música comercial de El Canto y la experimental que abordó Otero en sus discos anteriores en solitario. “Me gusta decir que sigo siendo un inmaduro porque me gusta jugar con las canciones, darles un toque gamberro, poner sonidos extraños, utilizar guitarras raras… Sigo siendo visceral y naif. Pero no puedo negar que es un disco más maduro. Sí, hay improvisación, pero también hay que trabajar la improvisación”, sostiene.

El primer ‘single’, ‘Una vez más’, ha sido una de las canciones del otoño y el resto del disco atraerá a los amantes del David Otero de siempre, pero también a quienes busquen en la música no solo diversión. En este sentido destaca la última canción del álbum, ‘David y Goliath’, una reflexión (arriesgada en el estilo, al asomar influencias del rap) sobre las contradicciones del mundo. “Mi objetivo es que llegue el mensaje de que las cosas pasan y no te tienes que creer nada. Todo es real, pero por mucho que te ancles a unas ideas preconcebidas, te puedes caer”, explica Otero, que iniciará en marzo una gira que le llevará por Albacete, Murcia, Toledo, Sevilla, Málaga, Granada, Zaragoza, Barcelona, Madrid, Valencia, Valladolid, Badajoz, Alicante y La Coruña.

Atrás quedan los años en que, junto con Dani Martín, formaron uno de los grupos más exitosos del panorama musical español. “Aquello fue precioso. Cuando veo los vídeos, pienso: ‘¿Aquí tocaba yo, delante de tanta gente?’. Me tengo que frotar los ojos. Lo bonito es que queda el recuerdo audiovisual de las cosas que le transmitíamos a la gente”.

Aquella separación no fue un trauma. De hecho, Dani Martín ha sido una de las primeras personas en tener su nuevo disco. “Y me ha dicho que le ha encantado”. ¿Existe la posibilidad de un reencuentro de El Canto del Loco? “No tenemos ni idea de qué puede ocurrir, pero no lo descartamos en absoluto”, concluye.