El Norte de Castilla

Bob Dylan también planta a Obama

Obama, en la reunión con varios premios Nobel.
Obama, en la reunión con varios premios Nobel. / EFE
  • «Uno quiere que mantenga una cierta distancia de todo esto; fue fantástico», recordó el presidente sobre su único encuentro

Tras dejar esperando a la Academia sueca después de distinguirle como Premio Nobel de Literatura en Estocolmo, el cantautor Bob Dylan decidió también no presentarse el miércoles en la Casa Blanca para un acto en el que Barack Obama había invitado a un grupo de Nobel estadounidenses.

"Por desgracia, Bob Dylan no estará en la Casa Blanca hoy", dijo Josh Earnest, portavoz del presidente de Estados Unidos, y agregó que el cantante no había dado razones de su ausencia.

En ausencia del cantante, el presidente de Estados Unidos centró su elogio este miércoles en otros premios Nobel inmigrantes en el país que sí respondieron a su invitación a la sala oval: Oliver Hart (Economía), Fraser Stoddart (Química), Duncan Haldane y Michael Kosterlitz (Física). "Estamos muy orgullosos de ellos y es sólo un recordatorio de que una de las cosas que hace a Estados Unidos único es nuestra capacidad de atraer talentos de todo el mundo para estudiar en algunas de nuestras grandes universidades", dijo Obama.

Dylan ya había indicado que no comparecerá en diicembre a la entrega de los Nobel en Suecia. Paradójicamente, es posible que esta actitud no haga más que fortalecer la admiración de Barack Obama hacia el músico de 75 años.

En una entrevista con la revista Rolling Stone de 2010, el presidente -a quien le quedan un par de meses de gestión antes de que asuma el magnate republicano Donald Trump- había contado su encuentro con el autor de la célebre canción 'Mr Tambourine Man', quien hizo una breve aparición en la Casa Blanca ese año. A diferencia de la gran mayoría de los artistas que visitan ese lugar lleno de historia, Bob Dylan no había comparecido a los ensayos, pero además no pidió tomarse una foto con el presidente y su esposa. "Llegó, tocó 'The Times they are Changin' (Los tiempos están cambiando), terminó su canción, desciendió del escenario, me dio la mano (yo estaba sentado en la primera fila), esbozó una pequeña sonrisa, y se fue. Eso es todo. Esa fue nuestra única interacción", relató Barack Obama sobre aquella comparecencia. "Y me dije entonces... Es así que nos gusta Bob Dylan. Uno no quiere que sea cómplice o le haga bromas. Uno quiere que mantenga una cierta distancia de todo esto. Fue fantástico", declaró.