El Norte de Castilla

El misterio gótico de Edgar Allan Poe inunda de ópera el Teatro Zorrilla

  • El tormento, el drama, la permanente oscuridad propia de Edgar Allan Poe llegan este domingo al Teatro Zorrilla de Valladolid, de la mano de un elenco muy castellano

El Teatro Zorrilla de Valladolid acoge este domingo, 16 de octubre, a las 19.00 horas El Palacio Encantado, una ópera de cámara compuesta por el vecino vallisoletano Igor Escudero Morais y gestada a partir de La Caída de la Casa Usher, considerada la obra maestra de Edgar Allan Poe.

En escena, la obra cuenta con dos músicos ganadores del MIN al Mejor Álbum de Clásica 2016, Georgina Sánchez en el violonchelo y Krzysztof Stypulkowski al piano, además, de las voces de Alfonso Baruque (bajo) y Aurelio Puente (tenor) y con la actriz y directora artística Lucía Moragón.

La ópera narra la desesperación de una familia, personificada en la mansión familiar La Casa Usher. Roderick y su moribunda hermana Madeline son los últimos de su estirpe y ambos agonizan, se extinguen como la propia mansión, corroída por el tiempo.

El Palacio Encantado es un espectáculo de una gran exigencia escénica, ya que requiere que ambos solistas alternen canto lírico y dramaturgia de forma continuada, durante más de una hora de representación, sin apenas abandonar la escena.

El violonchelo y el piano recrean ese ambiente intimista propio del romanticismo y, muy especialmente, la atmósfera gótica de las obras de Poe. El elenco de El Palacio Encantado llena el escenario decorado por muebles, libros, instrumentos y un ventanal gótico asomado a la permanente oscuridad.

La ópera se estrenó en el I Festival Internacional de Ópera de Cámara de Zamora, Little Opera, el 29 de julio de 2016.

Sinopsis

Christian recibe una carta desesperada de su antiguo amigo Roderick Usher. La carta es tan apremiante que decide personarse en su dominio, en la mansión familiar del mismo nombre: La Casa Usher.

Continuar leyendo después de las imágenes

Roderick y su moribunda hermana Madeline son los últimos de su estirpe. Ambos agonizan, se extinguen, como la propia mansión, corroída por el tiempo.

Christian acompaña a su amigo, mientras Roderick improvisa canciones y toca en su violín los únicos sonidos que tolera su mente, atenazada por el desorden mental, los cambios de humor y la hipersensibilidad auditiva. Madeline, que agotada, sucumbe deja a Roderick como el último de su estirpe.

El desorden de Roderick se agudiza y los desvelos de Christian por reconfortar a su amigo resultan inútiles.

Edgar Allan Poe y la Casa de Usher

Poe imagina con gran sensibilidad los últimos días de la vetusta estirpe de los Usher, corroída por la endogamia, agotada por la soledad y el aislamiento, infectada por la locura y la enfermedad. Roderick y Madeline, hermanos mellizos y últimos representantes del linaje, sufren una suerte de fenómeno simbiótico incubado a lo largo de los siglos, que une sus destinos al declive del palacio familiar. Desesperado por el rápido empeoramiento de la extraña enfermedad de su hermana, Roderick pide ayuda a un amigo de la adolescencia, Christian, que acude presto al reclamo. Él es el narrador visitante que introduce al espectador en el turbador universo de los Usher, y el único que contempla con horror su trágico final.

El formato de ópera de cámara reduce la cantidad de artistas en el escenario y permite realizar una representación más íntima del relato, combinando el lirismo del canto, el dramatismo de la declamación y la intensidad psicológica de los diálogos. La capacidad narrativa y teatral de los personajes se intensifica irremediablemente, exigiendo unas capacidades y aptitudes que no suelen encontrarse con facilidad en otros formatos operísticos.

Vídeos.