Carlos JEan y Najwa Nimri.
Carlos JEan y Najwa Nimri. / El Norte

«Carlos Jean y yo tenemos el mismo lenguaje, trabajamos por telepatía»

  • Este viernes Najwa Nimri rescata su proyecto electrónico con Carlos Jean en el Teatro Carrión de Valladolid

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

La escena musical independiente de finales de los noventa nos sorprendió con la irrupción de un dúo de dos curiosas personalidades. La sociedad Najwajean albergaba a la actriz y cantante Najwa Nimri (a la que conocíamos de su pasado ‘soul’ en el grupo Respect) y al por entonces incipiente productor Carlos Jean.

El sello Subterfuge lanzó en 1998 su debut, ‘No blood’, pleno de electrónica más cercana a la sofisticación que a los excesos del ‘after’. Pese a que han mantenido una discontinua trayectoria discográfica debido a los múltiples compromisos artísticos que mantienen por separado, el dúo nunca cerró el proyecto. Este año han vuelto con nuevo trabajo, titulado ‘Bonzo’. Y mañana lo presentan en el Teatro Carrión de Valladolid.

Han pasado 17 años desde su debut. ¿Qué ha ocurrido para que los astros se alineen y regrese Najwajean?

Bueno es nuestra tónica. Hemos lanzado discos aproximadamente cada diez años o algo así. Nos juntamos cada cierto tiempo y ahora, por disponibilidad de nuestras agendas, ha cuadrado. Nunca nos hemos separado, la verdad. Jean y yo nos hemos llevado siempre muy bien

–En su caso, tienen que notar la evolución de su música por la distancia que hay entre referencia y referencia. ¿Han cambiado mucho entre ‘No Blood’ y ‘Bonzo’?

Hemos cambiado esencialmente las bases. Ahora tenemos la suerte de disponer de una producción mucho más apabullante. En 1998, cuando comenzábamos, no teníamos los medios que tenemos ahora. No había prácticamente teléfonos móviles, ni myspace, ni redes sociales… Los ‘loops’ que usábamos eran usados de otros, el ‘protool’ estaba por descubrir. Había mucho camino que avanzar. Esa es la básica diferencia que notamos, simplemente.

Se metió en la electrónica después de cantar soul. ¿Por algún motivo especial?

Cuando cantaba soul ya escuchaba electrónica. Por entonces quería descubrir cómo sonaría mi voz sin cantar forzada. Y fue gracias a la electrónica como conseguí dar con ello, usando la voz en mi registro grave natural. Fue uno de los motivos, aparte de que la electrónica me gusta, claro. Y con Carlos Jean todo se trabaja muy bien.

Por cierto, ¿cómo sigue siendo actualmente la interacción artística entre ustedes?

Simplemente te diré que no tenemos ni que hablar. Es telepatía pura tanto dentro del estudio como fuera. Son muchos años conociéndonos. Y desde siempre hemos tenido el mismo lenguaje.

Confiesan que su nuevo disco ‘Bonzo’ lo han trabajado en horarios diurnos a diferencia de sus anteriores experiencias. ¿Trabajar por el día en vez de por la noche cambia la esencia artística de su música?

Realmente nunca hemos sido crápulas. El tema es que en anteriores discos acabábamos trabajando en el estudio por la noche y para aguantar nos tomábamos unas copas en el estudio. De esa manera, los resultados casi se acercaban al rock. Todo está relacionado. Hace tiempo que los artistas han cambiado: cantan, bailan, van al gimnasio, son casi atletas. Yo la verdad es que nunca he acabado en un ‘after’.

¿Se siente más a gusto cantando que interpretando en un teatro o en un plató?

A mí todo me da y todo me quita. Realmente, donde más a gusto estoy es en un estudio y en un set de rodaje. Soy más de útero, de interior, de laboratorio. En el escenario también disfruto y sé que para avanzar tengo que actuar en directo. Pero realmente donde estoy mejor es en el laboratorio.

¿Satisfecha con los resultados de la serie ‘Vis a vis’?

Por supuesto. Satisfecha con los resultados, con el equipo, con los compañeros. Hemos hecho ‘Tong!’ Está siendo un pelotazo de serie. Estamos todos encantados.

¿Hay nuevos proyectos de interpretación en el horizonte?

En noviembre estrenamos un musical que se llama ‘Drag Pack’. Iremos a Valencia y luego a Madrid. En clave musical planteamos a un personaje si quiere elegir el sol o los focos. Al final, esta chica acaba convirtiéndose en Marilyn. Estamos actualmente trabajando con ello.

Y hoy en Valladolid. ¿Cómo es un directo de Najwajean en un teatro?

Ritmos, máquinas, luces, voces, nuestro espectáculo es básicamente muy enérgico y a dos bandas: la de Carlos y la mía. Un concierto nuestro nos muestra en un estado muy natural ya que lo que hacemos nos sale de dentro y, como te comenté, lo hacemos de una manera muy fluida, casi telepáticamente.

Nimri mantiene además una carrera como cantautora en solitario. En 2010 publicó su álbum ‘El último primate’ al que le siguió en 2012 ‘Donde rugen los volcanes’ y ‘Rat Race’, en 2014. Por su parte, Carlos Jean se mueve entre la electrónica más bailable y el pop. Muy interesado en la colaboración entre músicos (en su caso pasa por Amparanoia, Alejandro Sanz, Pastora Soler o Estopa, entre otros muchos) puso en marcha El Plan B para potenciarla.