El Norte de Castilla

Roberto González. Monjas.
Roberto González. Monjas. / El Norte

Roberto González-Monjas
dirigirá a la OSCyL
en la jornada de puertas abiertas

  • La Sinfónica estrenará este sábado una obra del violinista Greg Steyer

El violinista vallisoletano Roberto González-Monjas vuelve a su ciudad para dirigir a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León este sábado en el concierto que culminará la jornada de puertas abiertas del Centro Cultural Miguel Delibes.

Por quinto año consecutivo el auditorio muestra sus instalaciones en un recorrido amenizado por distintos espectáculos, con preeminencia de la música. A partir de las 18:00 h. cada esquina de las instalaciones estará habitada por grupos de cámara como el Quinteto Duero, el Brunetti Ensemble o los Strings with wings. También habrá actividades didácticas como el programa ‘Tantas cuerdas que ni me acuerdo’ que quiere acercar la música antigua a través de los instrumentos originales. Las puertas de la sala sinfónica estarán custodiadas por un piano. Magia, microteatro y coros completan el programa artístico-festivo.

El plato fuerte de la tarde lo servirá la Sinfónica con un joven músico sobre el podio que dio sus primeros pasos concertísticos con la OSCyL. Roberto González-Monjas dirigirá desde su arco un programa que incluye obras de Haydn, Prokofiev y una composición de Greg Steyer, violinista de la propia OSCyL. El músico americano ofrece para esta ocasión sus ‘Nostalgias’, una suerte de recuerdo y homenaje a su orquesta que celebra su 25 cumpleaños esta temporada.

Profesor y concertino

Roberto González-Monjas (Valladolid, 1988), cuyos numerosos compromisos internacionales le han impedido ejercer como músico en residencia del CCMD, vuelve a ese escenario como director. El concertino comenzó dirigiendo orquestas juveniles en Europa y América. Actualmente es concertino de la Orquesta de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia en Roma y del Musikkollegium Winterthur, así como profesor de violín en la Guildhall School of Music & Drama de Londres y director artístico adjunto de la Academia Filarmónica de Medellín, en Colombia.

El Centro Cultural Miguel Delibes tiene 70.000 metros cuadrados de superficie y desde su inauguración, en el año 2007, se concebió como espacio para el intercambio de conocimientos y para la difusión de la artes escénicas. La sala sinfónica tiene una capacidad para 1.712 personas y la sala de Cámara, 513 butacas.

Completa los espacios del auditorio la sala del teatro experimental, con capacidad oscilante entre las 450 y las 700 butacas, según se disponga el escenario.

El edificio es sede permanente de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, del Conservatorio Profesional de Música, de la Escuela Superior de Arte Dramático y de la Escuela Profesional de Danza.